Flooxer Now » Gaming

Era un niño

La primera vez de TheGrefg

El vídeo con el que se estrenó el murciano en YouTube es un ejercicio remember en toda regla, con una voz irreconocible y un talento todavía por descubrir.

TheGrefg, youtuber y empresario

Heretics TheGrefg, youtuber y empresario

Publicidad

A principios de 2012, una voz infantil y tirando a tímida se estrenaba en YouTube. La plataforma de vídeos ya tenía mucha relevancia en el mundo del streaming, pero no era el gigante mediático que es hoy, y David Cánovas, de 14 años, se estrenaba con un clip dedicado al Modern Warfare 3. Ya entonces sabía que quería hacerse llamar Grefg.

El 'the' vendría luego, igual que el aluvión de 15 millones de seguidores que ha cosechado durante todo ese tiempo. Como uno de los creadores de contenido en español más importantes del mundo, el imperio de David abarca libros, canciones, un club de deportes electrónicos, una marca de ropa y hasta su participación en Top Gamers Academy. Una vida ajetreada, desde luego.

 

En los ocho años que lleva subiendo vídeos se le ha visto haciendo locuras de bastantes colores, probando muchísimos juegos o lanzando aventuras con sus colegas, pero sobre todo se le recuerda como el streamer de Fortnite más importante en nuestro país.

Él mismo echaba la vista atrás hace unos años, reaccionando a sus primeros vídeos y evaluando con cachondeo su tremenda evolución.

 

Se ha enfrentado a más de una polémica, pero ninguna le curtió tanto como cuando enseñó su cara por primera vez. Acostumbrado como estaba entonces a unas visualizaciones que rondaban los 20.000 clicks, cómo encaró los comentarios que amenazaban con desvelar su identidad le ganaron el respeto de la comunidad y cinco millones de visitas acumuladas. Toma ya.

 

Pero como él mismo recuerda a veces, "todos tenemos unos inicios". El suyo fue un clip de seis minutos donde con una voz completamente irreconocible y un sorprendente acento murciano (del que no queda rastro en el Grefg actual) demostraba sin dificultad que era un hacha en los juegos de disparos.

 

Es una habilidad que le vendría de perlas para el resto de su carrera, pero que además fue acompañando de una soltura impresionante delante de las cámaras. Por eso está donde está.

Publicidad