Flooxer Now » Gaming

Game on!

Stadia, la consola de Google, cambia las normas del juego

Solo nos separan unas semanas de lo que Google promete será una revolución dentro de los videojuegos. Stadia llega para hacerse un nombre, pero, ¿cómo funciona?

Google Stadia

Google Google Stadia

Publicidad

Las consolas han sido desde hace un montón de años el regalo perfecto para cumpleaños, navidades o celebraciones varias. Abres una caja de regalo y ahí está, esperando que la enchufes para echarte unas partidas. Pero Stadia es otra cosa: no ocupará espacio en tu habitación. De hecho, ni siquiera existe.

Quizá llamarla consola es hasta pasarse. Stadia está más cerca de los servicios de streaming online, como Netflix o ATRESplayer Premium, que de una consola de las de toda la vida. Anunciado en marzo, este sistema permitirá jugar a un montón de títulos sin tener un dispositivo físico en casa.

 

¿Cómo? ¿Un cacharro menos para no liarte con los cables? Lo que oyes. Funciona desde servidores remotos, y no hay que dejar hueco debajo de la tele ni necesita de nada más que un mando y una buena conexión a internet. Ese último punto sí que es importante.

Google ya tiene preparado un sistema de streaming con el que prescindirá de discos o tarjetas de memoria. Los juegos estarán en la nube, y podremos usarlos bajo suscripción. Lo que sí será obligatorio tener es una smart TV y un Chromecast Ultra (dispositivo que conecta las teles a internet con mucha más velocidad de lo habitual).

Lo bueno de esta forma de jugar es que rompe la barrera del hardware, e innova en el sentido de que si cambiamos de tele o dispositivo (también se podrá jugar en algunos móviles u ordenadores) podremos continuar la partida desde el mismo punto en el que lo dejamos, dando igual donde estemos jugando.

 

Las malas noticias son varias: primero, estar obligados a estar siempre conectados. Lo mínimo que pide Google para asegurar una conexión decente es 10 megas de bajada y uno de subida. Sin embargo, para aprovechar a tope las opciones de resolución y suavidad en los gráficos, la cifra sube hasta los 35 megas por segundo, algo que no todos los hogares españoles tienen.

Por otra parte, y como estaba claro, habrá que pagar por esto y la compañía ha pensado en dos planes. Con Stadia Pro, pagaremos 10 euros mensuales y tendremos barra libre de juegos. Por otro lado estará Stadia Base, que será gratuito a la hora de usarse pero habrá que comprar cada juego. No se saben los precios de los títulos, y estará disponible el año que viene.

Stadia Pro se lanzará en noviembre, cuando por fin podremos comprobar si todo el batiburrillo que se ha generado alrededor de Stadia está justificado. ¿Echaremos de menos tener una consola física?

Publicidad