La vida de los creadores de contenido es quizá una de las menos afectadas por el confinamiento global. Acostumbrados a la soledad y con sus puestos de trabajo anclados a sus hogares, incluso los mayores representantes del mundo youtuber español son de las personas que más tiempo pasan en casa.

Para Vegetta no es para nada un problema, y como él mismo comenta en su stream se siente muy acompañado. No hay más que ver los números de su retransmisión ayer: 85.000 espectadores nada más comenzar el stream y dos millones de visitas en menos de 24 horas, todo para celebrar su cumple. En el momento más visto, tenía a 200.000 personas pendientes de sus movimientos en Karmaland.

 

“Cuando termine el stream, voy a verme mi peli favorita -Bigfish- y estaré un rato con la gata, nada especial”, comentaba en una retransmisión que se alargó casi dos horas. En ella fue superando pruebas que le pusieron “los dioses” y en determinado momento también entró Luzu, el otro protagonista de Karmaland el pasado finde gracias a su boda virtual.

 

Los vecinos del elitista vecindario se pusieron a hablar del futuro: “¿Te imaginas celebrando tu 77 aniversario en Minecraft?”, preguntó Luzu. “Pues no lo descarto, si a la gente le interesa…” fue la respuesta que también se aplaudió en los comentarios y contaba con el apoyo de su compi.

Vegetta está muy cerca de conseguir 30 millones de suscriptores, un hito que por ahora solo ha conseguido ElRubius en España (tiene 37) y no para de maquinar nuevos proyectos. Lleva seis libros escritos a pachas con Willyrex, ha vivido en Los Angeles con su inseparable amigo y es el máximo responsable de Karmaland, después de casi una década apoyando el juego de Mojang.

Aunque terminara haciendo algo tan normal como ver una peli mientras acariciaba a su gato, pocas cosas de estos 31 años en la vida de Vegetta se podría decir que son normales. Y las que le quedan por conseguir.