Si 2020 te está pareciendo loco, imagínate lo que tiene que ser estar en la piel de Ibai. Desde su fichaje a principios de febrero por G2 Esports su vida está siendo una sucesión de chifladuras dignas de tener una serie, pero la última es quizá la más grande de todas.

Tras el éxito que tuvo su retransmisión amistosa del Sevilla - Betis el pasado domingo, con dos jugadores de sendos equipos representando sus colores desde la videoconsola, al vasco se le ocurrió la idea de intentar hacer una competición liguera virtual aprovechando que la real estaba cancelada. Y para hacerla más interesante, con un futbolista de cada equipo de primera división defendiendo sus colores en FIFA 2020, el simulador oficial de La Liga.

 

Todo parecía la típica broma que el influencer deja caer de vez en cuando, porque poner de acuerdo a tantos deportistas de élite tiene sus dificultades. Pero Ibai no es un cualquiera, y solo con poner ese tuit empezaron a sumarse jugadores de la talla de Marco Asensio (Real Madrid), Sergi Roberto (FC Barcelona) o Roberto Soldado (Granada), además de clubes como el Valencia o el Alavés. Y eso era solo el principio.

 

Jugadores del Valladolid, del Espanyol y del resto de clubes de primera fueron ofreciéndose, y españoles que militan en clubes extranjeros también quisieron sumarse al reto, lamentándose porque no hubiera una liga paralela pensada para el fútbol inglés. Increíble.

Pero es que entre los candidatos había varios jugadores de los mismos equipos, como Courtois y Asensio, que aseguraron que decidirían quién iba a ser el representante jugando por su lado. Y aparte de futbolistas, medios como Marca se ofrecieron a cubrir el evento como si se tratara de una competición real, comentaristas veteranos como Manolo Lama querían subirse al carro y hasta youtubers enormes, como Mangel, querían echar unas partiditas.

 

Lo que ha conseguido Ibai es directamente histórico: una manera de enfrentarse al aburrimiento con un contenido que solo alguien de su alcance podría organizar. Futbolistas peleándose en público por jugar a la consola para que los partidos los narre un chaval de 24 años… ¿te lo habrías imaginado alguna vez?