Seguro que viajando has visto a esas personas “adictas” a echarse fotos, posando felices en la playa, retratando momentos con sus amigos y haciendo todo tipo de ejercicios narcisistas para compartir en las redes sociales. Pues bien, todas ellas no le llegan ni a la suela del zapato del proyecto que está haciendo Noah Kalina.

Se trata de un diseñador y fotógrafo norteamericano que un buen día del año 2000 le dio por echarse un selfi, cuando todavía no existía ni esa palabra. No es que abundaran los móviles con cámara en aquella época, pero tampoco es tan raro eso de autorretratarse. Ya lo hacía Van Gogh sin Instagram, ¿no? Lo que sí es peculiar es el empeño que Noah puso en su proyecto, que tituló ‘Everyday’ y consistía exactamente en eso: echarse fotos todos (TODOS) los días durante 20 años. El resultado es este:

 

En dos décadas su rostro ha sufrido muchos cambios. No ha movido ni una ceja en la expresión, pero es demasiado tiempo como para que no le pese la edad. Empezó con 20 tacos y ahora está a punto de cumplir los 40. Son ocho minutos de vídeo con 7263 fotos, que muestra más detalladamente en su web y redes sociales.

No es el único que ha hecho un esfuerzo tan grande. Su compatriota Dumo tiene una hazaña similiar, retratándose durante una década pero además incluyendo una animación por las casas donde ha vivido, los hijos que ha tenido y cambiando la cara para retratar momentos más alegres o tristes. Incluso en algunas fotos se le puede ver acompañado de su novia.

 

La intención de Noah es seguir haciéndose fotos todos los días hasta el día en el que se muera, actualizando su perfil en YouTube como mínimo cada cinco años. ¿Hasta dónde llegará?