El tema de la cuarentena hay gente que lo lleva bien, hay gente que intenta saltarse las normas, hay unos cuantos lo llevan mal y luego está Cardi B. La cantante y compositora, de 27 años, está hasta las narices de no poder salir ni tener razones para arreglarse.

Ayer lo confesaba en un furioso directo donde se queja no tanto de las medidas sino de cómo le ha cambiado la vida el aislamiento preventivo. Hoy ha sido con un vídeo donde muestra los raros pasatiempos de su marido, Offset.

“Quiero maquillarme, quiero ponerme mis carísimos vestidos y quiero salir de una puñetera vez”, decía desesperada y muy enfadada. “Y no puedo. Porque, ¿dónde voy a ir? ¿A internet? ¿En serio?”. Después de esas palabras a grito pelado (pobres vecinos), se calma un poco y asegura que está perdiendo su “cabecita”.

 

Entonces empieza a pensar en su familia, concretamente en su hermana: “Me pregunto qué estará haciendo Henessy… seguro que se lo está pasando bien”, dice con un aire entre misterioso y con un toque divertido de envidia. Luego empieza a analizar cómo le ha tratado la vida en los últimos dos años, asegurando que 2019 fue un período “adulto”, que le ayudó a crecer y “bueno al 80 por ciento”.

 

“¿2020? Esperaba grandes cosas, incluso sabiendo que podía tener algún contratiempo. Pero para nada me imaginaba algo como esta grandísima mierda”, explica abatida mientras abre lo que parece una tarta. Vamos, que Cardi B será una estrella planetaria, pero se come la cabeza como cualquiera de los mortales y lucha de la misma manera que cuando estamos flojos: con dulces.

 

No es la primera vez que la cantante se hace viral tocando el tema del coronavirus. Hace dos días criticó duramente la gestión de la crisis en Estados Unidos, y algunos manitas vieron la oportunidad de editar sus reacciones en temas que, en algunos casos, se han convertido en super éxitos.

El remix de iMarkkeyz es el que más ha triunfado: está entre las diez canciones más escuchadas en Spotify, YouTube e iTunes, y los beneficios que obtenga, según han anunciado, los donarán a las personas que hayan sido afectadas por la enfermedad. Muy loco todo, pero no parece que haya muchas cosas normales en la vida de Cardi B.