Qué pensaría el Team Rocket si después de pasarse al bando de los buenos, haciendo campaña por el #QuédateEnCasa, viera que la gente utiliza como excusa “cazar pokémons” para saltarse el encierro preventivo. No es la típica trola que llega estos días por WhatsApp, es una denuncia real que ayer publicaba la policía y que se produjo en un barrio de Madrid.

 

El detalle de la edad (aparece en una casilla de la fotografía) también ha llamado la atención: 77 años tenía este señor aficionado supuestamente a Pikachu. Es verdad que se puede llegar a una edad en la que todo te importe un pimiento, pero esto parece excesivo hasta para el humor.

El tuit de la policía recuerda que “cazar Pokémon, dinosaurios o cualquier otra criatura mágica está PROHIBIDO durante el Estado de Alarma”, y pide a la ciudadanía que no ponga excusas. Es verdad que mete en el saco de las criaturas mágicas a los dinosaurios, pero no porque no crea en la teoría de la evolución, sino porque hace unos días los agentes de la ley vieron a un tipo disfrazado de criatura jurásica yendo a tirar la basura.

 

El tipo en cuestión, arrepentido y muy posiblemente multado, hacía campaña para que las tonterías se queden en casa en el mismo tuit que ponía la policía destacando los 11 millones de visitas que llevaba su “hazaña”.

 

Pero el castigo al tiranosaurio de saldo no parece haber sentado ejemplo para algunos. Ayer también se popularizaba la imagen de un cosplayer cuadrúpedo que pretendía hacerse pasar por perro. No tenemos noticias de que la policía lo pillara, aunque si lo hubiera detenido lo suyo hubiera sido llevarlo a una perrera. Dudamos que alguien quisiera adoptarlo.

 

Nadie ha prohibido que la gente se disfrace estos días, solo algo muy simple: que se salga a la calle sin causa justificada. Y si crees que hacer cosplay entre cuatro paredes no es divertido o útil, coge como ejemplo el de la chica que alegra a su abuela vistiéndose como Pikachu. Salir al salón a cazar sonrisas está permitido.