Flooxer Now » LOL

Fresquitos y apetitosos

¿Te comerías un Pollolo? Así son los helados más irresistibles de Chueca

La atrevida Pollería del barrio más abierto de la capital se reinventa para el verano y ofrece una despollante manera de refrescarse. En menos de 24 horas ha repetido el éxito viral del Pollofre.

Publicidad

Hace cosa de siete meses, cuando hacía frío y nos cubríamos las caras por elección propia en vez de por obligación, a Pedro Buerbaum se le encendió una bombilla en la cabeza. Este canario afincado en Madrid quería dar una vuelta a su negocio de helados, que está muy bien para el verano, y tuvo la caliente idea de abrir un negocio hermano de su heladería artesanal.

Alquiló un local pequeño en Chueca, compró una máquina de gofres y lo demás es historia. Un éxito rotundo que no debe solo a su delicioso sabor, sino a su original manera de presentarlos: tienen forma de pene y se llaman Pollofres.

"Vi el catálogo de máquinas para hacer gofres, y primero descarté el que los hacía con forma de pene, me pareció una tontería. Pero luego pensé que podría funcionar si lo ponía en un lugar como Chueca, o el barrio rojo de Amsterdam", nos decía entonces el artífice de todo esto.

La cosa le fue muy bien entonces, con colas kilométricas para comerse un Pollofre: "Me acosté una noche mirando Instagram y a la mañana siguiente había triplicado el número de seguidores". Hoy, en una nueva conversación con Pedro, nos confirma que la expectación por su nuevo proyecto es todavía mayor.

"Viendo el éxito de la experiencia anterior, nos hemos lanzado con esta nueva forma de enfrentarnos al calor, la alternativa al Pollofre". Se refiere al Pollolo, la variante veraniega de su proyecto estrella: "Lo anunciamos el viernes 26 -justo para el Orgullo- y se lanzó el lunes 29, y teníamos miedo de no poder hacer frente a la demanda".

El enfoque está claramente pensado para las mentalidades abiertas del barrio donde se sitúa, y ya levantó expectación y sonrisillas a nivel nacional e internacional cuando se lanzó a esto por primera vez. "Vinieron cadenas españolas pero también se hicieron eco en otros países", explica. "Aquí viene mucha gente con ganas de cachondeo, a hacerse fotos con los colegas y a invitar a otros por redes sociales".

Según nos cuenta Pedro, la experiencia a vuelto a ser un éxito, pero no hace falta que lo diga él. No hay más que mirar los comentarios y las historias de los clientes en Instagram o Twitter para ver que el apetitoso chiste sigue triunfando en redes.

 

Lo que quizá no saben los creadores de todo esto (o a lo mejor sí) es que el término pollolo es invento de un youtuber canario. Se llama Sixtolo, y cuando la plataforma de vídeos daba sus primeros pasos, tuvo una visión casi profética de lo que sería en 15 años la Pollería. 'Las Aventuras de Sixtolo Pollolo' fueron además bastante populares entre 2006 y 2008, allá en la prehistoria de la plataforma. Bien merecería el autor saborear un buen pollolo.

 

Publicidad