Aunque nos pille muy, muy lejos, seguro que has oído que Australia lleva meses sufriendo las consecuencias de terribles incendios. Desde octubre, más de 1400 hogares han sido destruidos, acabando con la vida de al menos a 24 personas y de infinidad de animales salvajes.

Frente a esta catástrofe, Kaylen Ward -una modelo erótica californiana- decidió que tenía que hacer algo. En 2018 vivió de primera mano los fuegos sin control que asolaron la zona donde ella vivía, y se le ocurrió enviar fotos de ella misma desnuda a todos aquellos seguidores suyos que donaran al menos 10 dólares a causas benéficas involucradas en el control de los incendios.

Esto sucedió el 4 de enero de este año, y Kaylen, que entonces contaba con 20.000 seguidores en Twitter, no sabía la repercusión que tendría su iniciativa.

 

Para recibir una foto suya, cada donante debía demostrar que había efectuado el pago a una organización benéfica adjuntando un recibo. El primer día acumuló pruebas de unos 5000 dólares recaudados, y solo cuatro días después la cantidad podría haber superado el millón, si bien reconoce que no puede verificar que todos los recibos sean reales.

 

La sensual idea quizá ayudó a bajar la temperatura de los fuegos en Australia, pero subió muchísimos grados en la red social donde Ward sumó 350.000 seguidores en 48 horas. Tal fue su éxito que se ha cambiado el nombre de usuario a “The Naked Philanthropist” (La Filántropa Desnuda), y su historia ha llegado a confines de todo el planeta.

 

Hay una parte negativa en todo esto, y es que Kaylen ha confesado que toda esta notoriedad le ha pasado factura en lo personal y en lo profesional. Instagram le cerró la cuenta por considerar pornográficas algunas de las fotos que tenía, su familia no ve con buenos ojos la iniciativa que está llevando a cabo y el chico que le gusta ha dejado de hablarle. Además se ha filtrado su email personal, que está inundado de correos y teme que se llegue a saber algún dato personal más sobre ella.

 

En cualquier caso, ella dice sentirse orgullosa de su hazaña y ya ha encauzado las donaciones a través de organizaciones más profesionales, ya que ella misma se ha declarado incapaz de administrar el volumen de peticiones que recibe. Desde luego, parece una manera original y eficaz de recaudar dinero, aunque no te la recomendamos en caso de que estés pensando en hacer algo parecido para un viaje de fin de curso. Ya sabes, por lo que puedan decir...