Seguro que a ti también te ha pasado eso de ver a una persona, parejita o grupo de amigos haciendo en público bobadas delante de una cámara. Vale, todos lo hemos hecho, y no pasa nada, es la demostración de que hay buen rollo y que la alegría corre por las venas. Sin embargo la moda de los selfis y la obsesión por ser el más original del mundo lleva a muchos a hacer el ridículo de manera espantosa.

Una cuenta de Instagram ha decidido recopilar momentos absurdos que sus seguidores capturan y comparten con ellos, para dejar constancia de lo cómico que resulta ver a gente intentando ser super guay frente al objetivo.

Se llama @influencersinthewild, algo así como “Influencers en la naturaleza”, pero podría titularse también “cómo de tonta puede ser la humanidad para conseguir una simple foto medio molona”.

Más de millón y medio de seguidores confirman que muchos usuarios de Instagram odian el postureo, y eso que es la red social oficialmente aceptada como “red social de los que aman el postureo”.

También es cierto que las situaciones a las que llegan algunos para conseguir esa instantánea ideal de la vida son entre cómicas y peligrosísimas.

Lo que mejor describe a la mayoría de ellas es eso de “vergüenza ajena”, un sentimiento que fácilmente comprenderás en cuanto veas dos o tres de las publicaciones de la cuenta. Los likes que acumula este perfil no son los típicos de “cómo me gusta lo que haces”, sino más bien todo lo contrario. La gente está fatal, desde luego...

Reconocemos cierto ingenio a la hora de conseguir fotos originales, si bien la inteligencia mostrada para ese punto queda anulada en cuanto ves al peligro que muchos se exponen a sí mismo y a otros. Demencial.

Ojalá todo quede en una risas para los que lo vemos desde fuera, y sirva de recordatorio para cómo quedas desde fuera al hacer el idiota: pues como un idiota, claro. Don’t do it.