Las apps de venta de segunda mano son los lugares ideales para deshacerte de cosas que no usas y sacarte un dinero por ello. Su uso se ha extendido tanto que se llega a poner a la venta cosas tan importantes como pisos, vehículos, paquetes de vacaciones y cualquier producto que se te pase por la cabeza. Incluyendo algunos ilegales.

Nunca se nos habría ocurrido que traficantes podrían poner sus trapicheos por la la especie de red social de compraventa que es Wallapop, pero hay gente que no tiene vergüenza y sí mucha picardía (aunque también cierto honor). Todo comienza cuando Jorge, un tuitero, explica con dos imágenes cómo su hermano pequeño quería comprar un FIFA y se encontró con algo muy diferente. No comparte el anuncio que llamó la atención de su hermano, pero sí la conversación que tuvieron por WhatsApp y que ya lleva cerca de 20.000 retuits.

 

El vendedor (identificado en la conversación como "Tío del FIFA") tiene una pregunta que levanta las sospechas del comprador: "¿Cuál de la foto eres?". Extrañado por la cuestión, el hermano de Jorge le pregunta que qué importa, a lo que el camello le responde que "en este negocio está mal visto vender a menores".

Todavía sin entender cuál era el problema, como nos hubiera pasado a cualquiera de nosotros, dice que sería su hermano mayor sería el que realizaría la compra. La respuesta: "¿Estamos hablando de lo mismo? Igual no entendiste qué es el FIFA...". La inocente respuesta es un simple "yo quería el FIFA", y la última palabra del vendedor es sobre cuántos gramos querría.

Ahora resulta que FIFA es una palabra en clave para algún tipo de droga, probablemente "grifa", que es (según aclaran muchos tuiteros) como se llama en la calle al hachís. Las redes enloquecieron con esta historia, como demuestran los 60.000 likes de la publicación original y la multitud de comentarios cachondos al respecto. Todo esto tiene un problema: ya nunca volverás a juzgar igual a esas personas que dicen "esta tarde voy a echarme un FIFA con mis amigos". Cuidadito.