Flooxer Now » LOL

TikTok sin complejos

Héctor Riumbau: el divertidísimo tiktoker entre el cringe y la locura

El influencer ha inventado prácticamente un género dentro de Instagram y TikTok, plataformas desde las que se ha llevado algún toque por sus a veces perturbadores vídeos.

Héctor Riumbau

Héctor Riumbau / Instagram Héctor Riumbau

Publicidad

Parecer un loco dentro de las redes sociales no es algo muy raro a día de hoy, pero muy pocos se acercan al nivel de Héctor Riumbau. Hermanísimo de la influencer Marta Riumbau, el catalán se ha diferenciado completamente de los contenidos que la hicieron famosa a ella.

Es casi una anécdota que empezáramos a conocerle gracias a ella, porque ha sabido crear una fama a base de creaciones cada vez más locas que no solo no tienen nada que ver con la bloguera de lifestyle y moda, sino que es muy difícil comparar con otros creadores.

Hay varias cosas marca de la casa: una voz chillona que no soportan todos los altavoces sin acoplarse, y una paciencia infinita por parte de su madre. Es la víctima de la mayoría de sus bromas, y haber pasado el confinamiento con Héctor es una hazaña por la que merece una medalla.

Las canalladas que le hace a su madre le han ganado alguna suspensión tanto en Instagram como en TikTok, algo que no le ha impedido sumar cerca de medio millón de seguidores (sin contar los que ha perdido con los baneos).

Viendo que es ella la que le devuelve las bromas pesadas en más de una ocasión, nos queda claro que a veces están compinchados para sacar una sonrisa a sus numerosos fans. Vamos, es que era eso o que servicios sociales se ocupara del asunto.

Héctor tiene la habilidad de hacer diferentes asta bromas pesadas clásicas, algunas demasiado asquerosas como para ponerlas por escrito. Es su tono demente y aun así siempre divertido lo que lo hace tan distinto a las otras ocasiones donde hemos visto a alguien poner preservativos en un lugar que no toca...

De alguien que se presenta en Facebook diciendo "parece que estoy loco pero solo estoy colocado" no nos podíamos esperar contenidos normales, está claro. En todo lo que parece un desequilibrado, hay seguro un plan para seguir siendo único. De hecho, cruzamos dedos para que así sea...

Publicidad