Llevamos mucho tiempo hablando de cómo TikTok se ha ganado la fama de ser la red social más buenrollista de internet, y no hay más que echar un vistazo a los desafíos más populares para comprobar que lo que está de moda en esa plataforma son las risas.

Pero no todos los contenidos son comprensibles para el gran público. AuronPlay confesaba hace no mucho que la red de vídeos musicales le genera una "furia suprema", y la incoherencia de algunos clips también confundía a Ibai Llanos.

 

Son especialmente los de origen indio los que aturdían al caster y personalidad de Twitter, y sin embargo acabó por comprender el exotismo con el que un usuario de aquel país podría ver a un adolescente español bailando a Bad Bunny. Todo es cuestión de perspectiva, claro.

 

Le ha costado casi un año pero hoy por fin ha dado el paso: Ibai protagoniza su propio TikTok de inspiración India. "Sinceramente no sé qué decir, no tengo palabras", anuncia él mismo en un tuit que se suma a su larga lista de hits.

 

El vídeo toma la estructura típica de los microcontenidos típicos de la plataforma, con una historia facilísima de seguir, tan absurda como divertida y hasta con matices y trucos de edición. Ibai pasea por la calle, le dan una botella de agua, y tras beber un sorbo parece encontrarse mal. Sin embargo, él sabía que el agua contenía una sustancia sospechosa, no llega a tragar el líquido y lo expulsa con chulería delante de los conspiradores. Lástima que haya llegado tarde a las nominaciones para los Oscar...

No hace falta decir que el compromiso de sus seguidores es firme como una roca, y supera de largo las 800.000 reproducciones en solo 12 horas. Teniendo en cuenta que Ibai tiene 1,1 millones de seguidores, las cifras de visionado significan que ocho de cada diez followers han visto este clip. ¿Pensará en dar el salto definitivo de Twitter a TikTok? No hace falta ser un genio para saber que allí también lo petaría.