Flooxer Now » LOL

'UNA VEZ EN LA VIDA'

Ibai triunfa comiendo en el restaurante de Jordi Cruz: así fue su carísimo banquete

El vasco arrasa en YouTube con una comilona épica acompañado de su colega Momo y dos cámaras que disfrutaron como nunca.

Mundial de globos de Ibai y Piqué: estos son sus primeros participantes

Riot Games Mundial de globos de Ibai y Piqué: estos son sus primeros participantes

Publicidad

"No soy de gustos caros, pero cuando como, me gusta comer muy bien, cojonudamente bien". La frase es de Ibai y ya confesó a Jordi Évole que el único lujo que se permitía era el gastronómico: "En ropa no gasto, no tengo carnet de conducir por lo que los coches nada, pero los restaurantes caros me encantan". De hecho, ya le abrieron las puertas en algunos de los más prestigiosos de nuestro país...

 

Quizá oliéndose un posible baneo, el mismo día que le cayó la sanción reservó en "el restaurante más caro de Barcelona", el Abac de Jordi Cruz. Sí, Jordi Cruz 'el malo', como se le conoce en redes. "¡Triunfas más que los pepos!", dice el chef al conocer al streamer, consciente de su insuperable fama.

Solo entrar en la espectacular finca ya es una aventura, con un recibidor y un tour por las cocinas que quita el hipo: decenas de personas trabajando para que los comensales tengan una experiencia única. Por supuesto, Ibai ya se temía lo peor en cuanto a lo que le iba a costar aquello.

Lo que luego sucede en el vídeo es una sucesión mareante de platos en un menú degustación que hizo las delicias de los asistentes. Como crítico gastronómico la verdad es que el de Bilbao no es gran cosa, ya que escatimaba en adjetivos y estaba muy concentrado en los sabores. Quizá decía más con sus gemidos y caras de sorpresa que con las palabras, la más repetida siendo "espectacular".

 

Y hablando de repetir: Momo y Llanos disfrutaron tanto una anguila con pinta de hamburguesa que se saltaron el protocolo y pidieron ración doble. "Estoy un poco lleno", dijo después de 17 platos. La cuenta llegó a 22 platos en total, tres horas de banquete y 230 euros por cabeza.

"Yo hasta los 26 años no he podido permitírmelo, pero si podéis ahorrar, esto es algo que tenéis que hacer algo una vez en la vida", asegura el streamer siempre humilde. Recordemos que el mes pasado se coló por error el pastizal que cobra en Twitch, una plataforma que amenaza con abandonar por las exageradas normas de uso. Si acaba sucediendo eso, no descartes que se pase a la crítica gastronómica, sin duda su gran pasión.

Publicidad