Flooxer Now » LOL

Lavandería con flow

De una tintorería a influencers internacionales: la historia de los ancianos con más swag de Instagram

Dos ancianos orientales se convierten en una sensación de las redes por posar con ropa que nadie reclamaba de su negocio. Juntos han demostrado que no hay edad para el flow.

No hay edad para influenciar

Want Show As Young / Instagram No hay edad para influenciar

Publicidad

Seguro que ves a un anciano por la calle y te lamentas, en alguna ocasión, de la diferencia generacional, de ideas y de tantas cosas que te separan de ellos. Parece evidente, pero quizá habría que recordar que ellos también tuvieron la misma sensación con sus mayores, y la misma distancia mental entre unos y otros.

Sin embargo hay personas a la que le salen arrugas pero no envejecen por dentro. Un gran ejemplo son Chang Wan-ji y Hsu Sho-er, dos octogenarios (83 y 84, para ser precisos) que se han hecho celebérrimos en Instagram por posar con ropa que se han olvidado otras personas en la lavandería.

A ver, no van recogiendo ropa como gente sin techo: ellos son los propietarios y además todavía siguen currando. Solo que un día se les ocurrió que, entre la montaña de ropa no reclamada por sus clientes de Taiwán, quizá podrían utilizar algunas prendas.

La idea vino después de que el negocio se ralentizara en la crisis del coronavirus. Eso también ha provocado que gente no se atreva a coger la ropa que dejó en la tintorería, temerosos de que pueda quedar algún resto de COVID-19.

Teniendo en cuenta el proceso de lavado que llevan a cabo en su trabajo, les pareció muy improbable que ningún bichito sobreviviera al mismo, y animados por su nieto -Reef Chang- comenzaron a posar con ropa muy fashion y a subirlo a Instagram.

El flow de la pareja quedó plasmado en unas fotos que han convencido en apenas un mes a casi 600.000 personas de que tienen un contenido digno de seguirse. "No tenían nada que hacer", dice Reef a la prestigiosa publicación New York Times. "Les vi aburridos y quise darle un poco de color a sus vidas".

"Mi nieto es muy creativo", dice en respuesta Sho-er. "Sus ideas nos han hecho muy felices, y a otras personas también". Reto conseguido, y de sobra.