Cuando escuchas las palabras influencers virtuales quizá no caigas a la primera de qué te están hablando. Pero vamos, que sí, son instagramers que no tienen carne, hueso, ni vida tal y como la conocemos, ¡están hechas por bits! Entre sus seguidores, siempre hay gente que se sorprende al descubrir que son creaciones por ordenador.

Pese a que no tienen partes mecánicas podríamos decir que son robots, si bien son más bien programas supervisados más o menos por humanos y que poco a poco van cobrando protagonismo en las redes. Lo cierto es que algunos de ellos marcan tendencia y son capaces de dejarte boquiabierto por su realismo a la hora de posar.

Shudu. Esta modelo es una creación de un fotógrafo inglés que pensó en ella como en una obra de arte. Nunca tuvo la intención de engañar a la gente, sino de jugar con ella como si fuese una muñeca. El resultado es alucinante.

Aguanta tantos planos generales como primeros planos, y desde luego parece una modelo humana.

¿Habrías sabido que no era 'de verdad' sin que te lo dijésemos?

Miquela. Aquí tenemos otro ejemplo similar, pero con un currículum que ya quisieran muchas humanas. Miquela ha trabajado como modelo para grandes firmas como Prada, Chanel, Vans... pero su representante trabaja para una empresa de robótica e inteligencia artificial. Hay revistas que la encasillan en modelo ficticia, y aun así sigue arrasando en la red.

Actualiza con asiduidad y, además, sus textos (que los redacta con inteligencia artificial) están bastante elaborados. ¡Muy fuerte!

Aquí la tienes con sus 'amigas'. ¿Cuál de ellas dirías que es Miquela?

Imma. Esta 'chica' tiene un aspecto tan,tan natural que solo puedes saber que es artificial en los primeros planos o si te lo chiva alguien como nosotros, porque hay fotos en las que tiene hasta raíces en el pelo rosa, al igual que los humanos.

Daría totalmente el pego como una top de pasarela real.

Y aquí en sus primeros planos, quizá donde más se nota su naturaleza.