Si estabas el viernes por la tarde echando un vistazo por redes sociales, es posible que te haya sorprendido ver algunos de los productos de Apple en los más alto de las tendencias de Twitter. No se trata de ninguna oferta ni de un nuevo lanzamiento de los de Cupertino, sino de un curioso accidente.

Todo empieza con una historia de James Rhodes, un compositor británico enamorado de nuestro país y que vive en Malasaña, un barrio bohemio de Madrid. Conocido -aparte de por la música- por ser un tipo bastante generoso y concienciado socialmente, contaba a sus seguidores que hace poco le había llegado una devolución de Hacienda, y quiso celebrarlo entre los fans (concretamente, hablaba de "share the love").

 

"Recibí un pequeño reembolso de impuestos recientemente y quiero 'share the love'. Entonces, enviaré un nuevo iPad Pro, MacBook Air o iPhone 11 Pro (vuestra elección) a un seguidor aleatorio a tiempo para Reyes. Dime cuál quieres y por qué y mañana elegiré al ganador o ganadora", decía a sus 200.000 seguidores sin saber lo que le esperaba.

Resulta que la respuesta ha sido abrumadora por parte del público español, que se ha lanzado a exponer razones para llevarse uno de esos productos. Y aunque daba de plazo hasta mañana por la mañana, ha descubierto que ya tiene decidido a quién entregará el premio.

 

Se trata de un científico precario al que le vendría muy bien tener un MacBook Air para ejecutar sus simulaciones, ya que un dispositivo de estas características le ahorraría mucho tiempo. Además no se trata de un admirador cualquiera: es tan fan de Rhodes que está aprendiendo a tocar el piano gracias a su influencia. Todo un regalazo de Navidad en una historia que parece sacada de un libro de Charles Dickens... si Dickens hubiera tenido Twitter.