Los fans de Justin Bieber recibieron el pasado 14 de febrero uno de los mejores regalos que podían tener por el día de los enamorados. Nada más y nada menos que las 17 nuevas canciones que componen ‘Changes’, el nuevo disco con el que el canadiense regresa a la música después de casi cinco años alejado de ella.

Sin duda unos años que han sido muy difíciles para el cantante y en los que su vida ha cambiado completamente. Esta evolución la cuenta de primera mano en su serie documental para YouTube: la producción del disco, el diagnóstico de su enfermedad y su boda con Hailey Baldwin (ahora Hailey Bieber).

“La gente cambia, las circunstancias cambian, pero dios siempre permanece igual”, así termina la canción que da nombre la disco. Parece que Justin Bieber se encuentra en un momento de su vida de lo más espiritual en el que Dios tiene un gran peso y presencia.

El disco aborda temas como sus problemas con la ley, consumo de sustancias, así como su experiencia con la enfermedad de Lyme y la depresión. Todo ello en canciones con un estilo alejado del pop comercial y centrado en el R&B, un estilo con el que soñaba desde pequeño, tal y como comentaba en esta entrevista que el propio cantante ha recuperado.

Para ello ha contado con la colaboración de raperos como Travis Scott, Quavo, Post Malone y Clever, Kehlani, Lil Dicky o Summer Walker. Además, ya ha confirmado las fechas de su gira por Estados Unidos junto a Kehlani y Jaden Smith como artistas invitados.

A pesar de que la gran mayoría de los beliebers les ha encantado este regreso, este usuario de Twitter ha caído en la cuenta de que el sonido del disco le recuerda a los politonos que estaban disponibles en los teléfonos móviles antiguos. Sí, sí, como lo oyes, esos timbres que podías poner para programar la alarma del despertador hace por lo menos diez años: Los despertadores de mi Nokia hace 10 años”

 

Esos dispositivos que parecían ladrillos, pesados y toscos, sin conexión a Internet ni pantallas táctiles. La ocurrencia ha sido tan aplaudida que ya lleva casi 8.000 retweets y más de 30.000 me gustas. ¿Y tú qué piensas? ¿Ves la similitud?