Flooxer Now » LOL

SATISFACCIÓN LUMÍNICA

La maravillosa lámpara-pene ya es tendencia en todos los hogares

La 'lampolla' es mucho más que un simple objeto y las redes están deseando saber de dónde ha salido tan curioso artilugio. El descubrimiento se lo debemos a @AdrianRdc en Twitter.

La lámpara más loca del momento

@AdrianRdC / Twitter La lámpara más loca del momento

Publicidad

Parece que otorgar formas fálicas a los utensilios que usamos a diario es un trend que ha llegado para quedarse. Todo empezó con un controvertido bolso-pene que pudimos verle a Rosalía y que quedaría de fábula junto a la lámpara que está arrasando.

Twitter es un portento para descubrirnos los bajos fondos de Internet a los que tan difícil es llegar sin las herramientas pertinentes. El usuario de la red social AdrianRDC logró viralizar un post que nos mostraba la impresionante ‘STRÜHJALA’.

 

La lámpara-pene o 'lampolla’, tiene una curiosa forma de encenderse y apagarse y su luz ha cegado a medio Internet. Al principio nos sentimos fatal por tener pensamientos impuros pero luego caímos en que la cosa tenía su gracia. ¿Era un pájaro, un avión o un consolador demasiado llamativo?

 

Entre el bolso de Rosalía y el cacharro de moda nos quedamos con este último, que seguro que su precio es más asequible. O no, porque a este paso y si el tuit sigue sumando retuits se convertirá en la pieza más cotizada de la Pachamama.

Hacemos un llamamiento a la calma porque ya hemos visto alguna que otra sórdida réplica. Se debe usar única y exclusivamente para dar luz a las noches de lectura, nada más.

Sabemos que el vídeo es un trend que pasará a la historia cuando la mismísima Maya Pixelskaya hace uso de él en su Instagram. Tiene un ojo para los memes como pocos y desde aquí te invitamos a que llegues siempre al último contenido de sus posts, que suele haber sorpresas.

¿Tienes un cumpleaños en las próximas semanas o una mesita de noche sin su adorno pertinente? Pues hazte con el aparato y sorprende a tus visitas, que sean ellas las que descubran cómo alumbrar la habitación.

 

Eso sí, no se admiten devoluciones. Más que nada porque por ahora se sigue desconociendo de dónde proviene y si realmente existe, que igual es solo cachondeo y nos estamos haciendo ilusiones.

 

Sea como fuere, preferimos creer que es real y en algún momento de nuestra vida podremos cambiar los candelabros de nuestra mansión victoriana por la lámpara-pene más molona y minimalista de la historia.

Publicidad