Flooxer Now » LOL

SEXO ORAL

Lickster, la app favorita de Ibai (y que no existe)

El influencer vuelve a poner de moda un juego viral que en realidad se trataba de una broma, aunque muchos cruzan los dedos para que al final se haga realidad.

Una pista: había que usar la lengua

Pexels Una pista: había que usar la lengua

Publicidad

Hace poco hablábamos de cómo se puede conseguir el cunnilingus perfecto, con consejos serios de cuál es la forma de proporcionar placer usando ese método. Pero, por motivos obvios, practicar las sugerencias que decíamos en el artículo no es algo que se pueda hacer en cualquier momento o lugar... ¿o quizá sí?

'Lickster' propone un ejercicio análogo (ejem) al de chupar zonas íntimas en cualquier lugar, momento y situación. Es el nombre de una app que salió hace un tiempo, y que Ibai ha vuelto a poner de moda gracias a un vídeo que se ha vuelto viral.

 

Siempre buscando cómo innovar en sus directos, Llanos sugería que ya tenía juego para hacer streaming esta noche. Cristinini le seguía el juego asegurando que ella quedaría primera en la clasificación, y un buen número de usuarios se sumaron a la fiesta.

 

La propuesta de Lickster consiste en seguir una serie de instrucciones que aparecen en pantalla sobre lo que se supone es un aparato reproductor femenino virtual. Arriba, abajo, a los lados, con la nariz... los comandos son tan variados como en el mundo real, pero no parece muy oportuno hacerlo en el metro, como sugiere el anuncio.

 

En realidad es todo una broma que se viralizó hace tres años y la app no existe como tal, pero sí hay otra con la misma idea que la de los guarretes promotores de esta app fake. Se llama también Lickster, y si quieres puedes probar a jugarlo con la lengua, pero en vez de vaginas simuladas lo que estarás lamiendo son helados de pega.

 

Pocas excusas necesitan los youtubers para sacar su lado más verde. ¿Quién sabe? Lo mismo con la creciente popularidad que está alcanzando la versión X de Lickster los creadores se atreverán a plasmarlo en una app real. Lo que dure en las tiendas de Google y Apple ya es otra cosa.

Publicidad