Ligar, en sí mismo, es un arte. Hay que tener seguridad en uno mismo -o ausencia completa de vergüenza-, saber leer el lenguaje corporal y siempre, siempre, ser muy respetuoso con la persona con la que quieres entablar conversación. Y ya de paso, asegurarse de que es una persona.

En Facebook hemos podido ver en las últimas semanas el ridículo más absoluto asociado a la seducción. Fue a través del perfil de World Paintings, cuenta que, como indica su título, se dedica a subir pinturas alucinantes. Y algunas de ellas son desnudos femeninos.

Una de las obras subidas al perfil, titulada 'Tras el baño' y atribuida a William-Adolphe Bouguereau, muestra a una chica en la playa con un realismo impresionante. Todo muy bonito hasta que llegas a los comentarios, donde algunos usuarios no se dan cuenta de que no es una foto.

“Eres linda mija”, dice un usuario que se hace llamar Celso. 1158 personas reaccionan con la cara de cachondeo frente a lo que, como describe otro usuario, es lo más parecido a “Señores que se ligan pinturas”.

“Me encanta tu foto, por favor mándame un mensaje”, publican sin pudor otros usuarios que tampoco parecen darse cuenta de que intentan hablar con un cuadro pintado en 1882. Eso debería decir mucho de Bouguereau… y muy poco de algunas personas que pueblan Facebook.

Los comentarios más curiosos (y que acumulan más likes) son los que directamente ponen su número de teléfono. Sin frases bonitas ni remilgos, una sucesión de dígitos o un simple "ey preciosa dame un toque" que como mucho sólo recibirán las llamadas de los bromistas.

William-Adolphe Bouguereau murió en 1905, un siglo antes de la invención de Facebook. Seguro que su cara también daba para un cuadro si se hubiera enterado de cómo era el futuro.