Jeremy Cohen ha pasado en poco tiempo de ser un bohemio anónimo en internet a convertirse en la inspiración de enamorados modernos en medio mundo. Ya contamos la original historia que llevó a este fotógrafo de Brooklyn a maquinar un impresionante plan de ligoteo con su vecina de enfrente, pero el tema está lejos de acabar.

 

No descartamos que su historia acabe convertida en película, porque los acontecimientos se suceden como si fuera una comedia romántica de libro: tras conquistar a su crush con un dron, cenar por videoconferencia y salir de paseo con una burbuja gigante, ha decidido dar el siguiente paso.

 

Jeremy convenció la semana pasada a los vecinos de Tori (así se llama su ligue) para que salieran a aclamarla a sus balcones, algo que pilló desprevenida a la protagonista como demuestra el capítulo 4 de este culebrón.

 

Pero como le sabía a poco, el enamorado comenzó a practicar en casa un challenge de TikTok con una canción de Drake. Gracias a sus zapatillas con ruedas, el #ToosieSlide le salía especialmente bien.

 

Pero eso era solo el calentamiento para celebrar el cumpleaños de Tori, su pareja de la cuarentena. Resulta que logró el contacto de Lights, una cantante de la que ella es superfan, y consiguió que le felicitara su aniversario. Tori, cómo no, flipaba, y se preguntaba "cómo lo había conseguido".

No deja de sorprender el nivel de sofisticación que puede alcanzar Jeremy, sin duda un valor en alza dentro de Tinder y al que seguro vemos mucho más a menudo en los medios.

No descartes que haga un libro o incluso recoja las imágenes de su romance en un álbum, ya que sigue inspirando a gente con su bonita historia. Entre todos los diseños que ha recibido, nos llaman especialmente la atención los de Muse Studio, que capturan perfectamente el romanticismo de las mejores escenas.

Por supuesto, falta ver cómo se quedan las cosas entre Tori y Jeremy cuando la cuarentena llegue a su fin. Como mínimo esperamos que sigan subiendo historias tan divertidas como hasta ahora, y seguro que les va bien mientras las risas sean su motor.