Flooxer Now » LOL

Burj Khalifa

Locura nivel: alquilar el mayor rascacielos del mundo para revelar el sexo de su bebé

Dos influencers saudíes pagan una millonada para contar al mundo, con las luces del Burj Khalifa, cuál va a ser el género del bebé que están esperando. Se enteraron hasta personas que no les interesa lo más mínimo.

Los gritos de emoción al saber el sexo de su bebé.

anasala family I أنس و أصالة / YouTube Los gritos de emoción al saber el sexo de su bebé.

Publicidad

Las vacaciones que se han pegado Sergio Reguilón y Marta Díaz en Dubai deben haber costado un ojo de la cara, un riñón y su peso en bitcoins, pero tiene pinta de ser calderilla con lo que se han gastado dos influencers de Arabia Saudí.

Resulta que Asala Maleh y Anas Marwah, matrimonio rollo PewDiePie pero con acento árabe, querían hacer algo francamente original para decir al mundo de qué genero iba a ser la personita que ella llevaba en su vientre.

WillyRex lo dijo en un bonito atardecer acompañando a Cristiurbi, aunque nuestra forma favorita siempre será la elegida por Paige Ginn tirándose un pedo de color rosa para indicar que iba a ser una niña. Como en muchas familias eso de ventilar el intestino no está del todo bien visto, Asala y Anas decidieron tirar la casa por la ventana. Literalmente.

Los 'Anasala Family', como ellos se hacen llamar en redes, superan de largo los 12 millones de suscriptores sumando YouTube e Instagram, y además les pareció superbonito invitar a familiares, amigos, prensa, transeúntes y hasta agentes del orden a que supieran que lo que esperaban era... qué más da. Lo importante era el despliegue.

"Queríamos ofrecer un contenido nunca visto", explica Masala en la versión para YouTube, que narra su llegada a Dubai y cómo prepararon todo para que el Burj Khalifa luciera azul niño.

 

El edificio mide 830 metros desde abajo del todo hasta la planta 163, y todo ese recorrido está plagado de luces LED que programaron en una cuenta atrás donde se anunció que iba a ser niño. La pareja ya tiene una niña, y los medios locales calculan que ha debido costar la cosa más de 80.000 euros.

A esto hay que sumar el hotelazo, el viaje suyo, de los familiares y demás gastos, aunque 22 millones de reproducciones y la certeza de que estás haciendo algo único supongo tiene su precio. A ver, yo personalmente me los hubiera gastado en otra cosa, y mi método favorito para un 'gender reveal' siempre será un pedo de colores. Aunque huela peor.

Publicidad