Flooxer Now » LOL

"ERA BROMI"

Los mejores memes de Marina Yers y sus disculpas: "Quise ver cómo reaccionabais"

La influencer abonada a la polémica rectifica sus palabras sobre las mascarillas. O bueno, lo intenta a su manera y vuelve a ser carne de meme.

Marina Yers cuando usaba mascarillas

Marina Yers / TikTok Marina Yers cuando usaba mascarillas

Publicidad

Rectificar es de sabios es una de esas frases hechas que, dependiendo de las circunstancias, no tienen por qué ser del todo ciertas. A Marina Yers le cayó ayer en redes una más gorda que la nevada de Madrid, algo a lo que debe estar acostumbrada.

Ya se mojó de sobra (guiño-guiño) con el tema de la "deshidratación del agua", pero lo que ha levantado una oleada de sentimientos negativos hacia ella son sus palabras sobre las mascarillas: "Os han lavado la cabeza y no me la pongo porque no me sale del chichinabo". Ole.

 

Es difícil que unas declaraciones tan sesudas pasen desapercibidas cuando tienes bastante más de siete millones de followers en tus redes, por lo que el mensaje de Susanna Griso del "no te enteras, eres una irresponsable" representan a la mayoría de la sociedad. La virtual y la ajena a TikTok.

 

Pero Marina no es de hielo y su deshidratado sentido del humor se ha derretido con la reacción de la gente a su negacionismo. Por eso es de justicia destacar que igual que ayer dijo que tururú a las mascarillas, luego se... ¿corrigió? con una opinión diferente y aparentemente más favorable a la cordura. Subrayo aparentemente.

 

Atención a sus explicaciones, compartidas en varias historias de Instagram: "Los que de verdad me conocen saben que lo he hecho para saber cuántos respetan las reglas". Podría haber preguntado directamente, y se hubiera ahorrado una pérdida significativa de followers y una reputación por los suelos.

 

La cosa la arregla temporalmente con un mensaje claro "Respetad las distancias, usad siempre mascarillas, seguid las recomendaciones sanitarias... El virus existe y es muy peligroso". ¿Todo bien entonces? Pues no: "Juntos saldremos de esta", dice aguantando la risa, y añade "es broma". ¿En qué quedamos Marina?

 

No se aclara porque continúa con las risas y diciendo "lo siento por la broma porque no es ninguna broma". Son palabras literales que, entre sus risitas, confunden más que ayudan, y además remata asegurando que "obvio que era no era en serio pero quería ver lo que causa en las personas ciertas palabras". De las que meten la mano en el fuego para ver si se queman.

 

¿Queda ahí la cosa? Pues no, porque tras sus palabras mete un par de cuñas publicitarias que serían la vergüenza de muchas marcas, al venir justo después de su cachondeo coronavírico. Marina necesita leer cosas más allá de los hashtag de TikTok y un mánager con un poco más de visión comercial. Urgentemente.

 

Publicidad