Cuando las malas noticias son tan tristemente habituales como en los últimos tiempos, la necesidad de contenido buenrollero es más grande que nunca. Y dentro de las redes sociales, TikTok es probablemente la que más cachondeo genera.

El tono desenfadado de la plataforma contagia con facilidad a otras con su buen rollo, aunque haya tenido revelaciones chungas hace muy poquito. Y AuronPlay, ese youtuber que mezcla su fascinación por TikTok con un tremendo desagrado, ha sido uno de sus mayores 'carteles' de publicidad.

 

Es muy posible que Auron haya contribuido al tremendo éxito de faraaz_zs, tiktoker indio que cuenta sus visitas por millones y que hubiera pasado completamente desapercibido en España si no llega a ser por el youtuber. Cómo no, también se ha hecho eco de la última sensación viral de la plataforma:

 

Se llama Coffin Dance, y siempre consiste en lo mismo: poner ejemplos de situaciones muy peligrosas con el tema Astronomia de Vincetone sonando de fondo, y cortando la imagen del vídeo justo antes de que suceda una desgracia. Entonces aparecen unos sepultureros bailongos dando a entender que la cosa tuvo un final trágico, pero la gracia está en que los vídeos elegidos en realidad solo acabaron en un susto muy gordo.

 

Como también hay hueco para el humor más ligerito de todos los públicos, la escasez de papel higiénico se tradujo en el reto de los diez toques. Con un rollo nuevo, los participantes se reían de la injustificada alarma que había causado la compra masiva de este elemento de limpieza.

 

Pero para magos del balón, la tendencia de poner a futbolistas de élite bailando al ritmo de ‘Whatever you say, boomer’ se lleva la palma en locuras tiktokeras. Deepfakes con astros de la pelota que hicieron plantearse a más de uno si lo que estaban viendo era real.

 

El vídeo con más reproducciones es uno de Lionel Messi “habiendo perdido la cabeza solo cuatro días después de haber comenzado la cuarentena”. En realidad, el primero fue con Cristiano Ronaldo, y su calidad de efectos especiales es igual de buena.

 

Quienes de verdad se han lucido con un challenge viral en TikTok son los miembros de la familia McFarland. Sobre todo el padre, que cuyo vídeo bailando ha dado la vuelta al mundo con el reto #BlindingLights. Lo cierto es que la cuenta no tiene desperdicio, y por eso acumula 19 millones de likes.