Sí, estamos cansados de oírlo, pero es que es verdad: el perro es el mejor amigo del hombre. Los cánidos se empeñan en demostrar que les gusta la compañía humana cada dos por tres, y más algunas razas que parecen nacidas para interactuar con sus amos. Y da igual que esos amos no tengan apenas conciencia del mundo que les rodea: allí tendrán cuatro patas peludas para dirigir sus primeros pasos.

Es lo que sucede con este vídeo que se mueve al ritmo de los acordes de 'Hay un amigo en mí', concretamente la versión inglesa del grupo Anthem Lights. Un recién nacido es presentado a la mascota de la casa, que lo acoge desde el primer momento con ilusión según muestran las imágenes. El segundo día sigue pendiente de la evolución del niño, y al mes parece que no puede dormir si no es al lado de su mini-amo.

 

Las trastadas del bebé no importan lo más mínimo al chucho, que sabe de su utilidad controlando los posibles excesos del todavía inconsciente humano. De hecho, hasta le cuesta mantener el equilibrio cuando no tiene al lado a su mascota.

 

 

Las ventajas de crecer con un animal tan fiel saltan a la vista mirando la cara de felicidad del niño. Y el perro también parece tan contento, si bien, como indican las respuestas, no todos son tan 'baby-friendly'.

 

Dicen que Internet es el templo de los gatos, pero si añades un niño a otro mamífero domesticado, el nivel de monería y kawaii que se puede alcanzar rompe todos los medidores.

 

Si a todo esto le añadimos una canción lacrimógena y lo condensas en un vídeo de 60 segundos para TikTok, 10 millones de visitas en 48 horas te caen muy fácil. Y si no te lo crees, ahí tienes el hitazo viral que se ha marcado este husky llamado Milpert, que en la red musical ya cuenta con 187.000 seguidores y dos millones y medio de likes.