Habrá que ver, cuando termine este rollo del coronavirus, cómo de serias son las consecuencias en todos los ámbitos. Además de un golpe económico y social, es muy difícil evaluar cómo de difícil será el impacto en las personas, y por eso las chorraditas que de vez en cuando nos llegan para alegrar el día a día nos hacen pensar que por lo menos las ganas de cachondeo van a seguir intactas.

Uno de los retos que intenta demostrar eso es el conocido como #NakedChallenge. El mecanismo es muy sencillo: hay que estar confinado en compañía de tu novio o novia; sin enseñarlo a cámara, el usuario que quiere sorprender a su pareja tiene que estar desnudo o con muy poca ropa. Por último, tiene que acercarse sin que la otra parte lo sepa con el móvil en la mano y grabando lo que sucede.

 

Las reacciones de los sorprendidos son impagables, aunque es cierto que a día de hoy hay muchos más vídeos de chicas haciéndoselo a sus parejas mientras trabajan, echan unas partidas a la videoconsola o están haciendo cualquier tarea cotidiana dentro del confinamiento.

 

A juzgar por las caras de los protagonistas de los vídeos, el desenlace del vídeo implica que ellos también acaban quitándose la ropa. Por una buena causa, además. Pero mejor no grabar eso, seguro que se sale de las directrices de TikTok y te puedes meter en un lío. Hay cosas que mejor en la intimidad y ya.

Nos da a nosotros (más bien, al que esto escribe) que un #NakedChallenge masculino sería diferente, en el sentido de que los chicos somos normalmente menos delicados (unos payasos, vamos). Y al parecer no somos los únicos que pensamos así…

 

Con el tiempo que nos queda en casa, una respuesta al #NakedChallenge protagonizado por varones ya está en la mente de algún tiktoker, eso seguro. Lo que habrá que ver es si tiene el mismo éxito que el original.