Flooxer Now » LOL

SUEGRO TIKTOKER

El padre de Charli D'Amelio "destroza" a un pretendiente de su hija

Ojito con Marc D'Amelio, que no duda en poner colorados a algunos fans que le piden la mano de Charli por redes sociales.

Los D'Amelio al completo

Marc D'Amelio / Instagram Los D'Amelio al completo

Publicidad

Marc D'Amelio tiene que molar bastante como suegro. El autoproclamado "Consejero Delegado de la familia D'Amelio" puede llevarse parte del mérito de haber criado a dos superestrellas de las redes sociales, quienes sin duda han heredado gran parte de su sentido del humor.

Excandidato a senador y empresario, Marc es ahora un influencer de los pies a la cabeza no solo por administrar el imperio que ha formado con Charli y Dixie, sino gracias a contar con 10 millones de seguidores en TikTok y dejar píldoras de su personalidad en otras redes sociales

Boys will be boys, que dicen en la canción de Dua Lipa, el caso es que el patriarca es muy consciente de la fama de sus hijas y sigue siendo muy territorial con sus potenciales yernos. Al menos por Twitter...

 

A la pregunta de un superfan sobre si podría quedar con su hija Charli (actualmente soltera), Marc le respondió muy a la antigua usanza que fuera más cortés a la hora de pedir algo así. El pretendiente es uno de los seguidores más activos de la pequeña de los D'Amelio, y contestó rápidamente a las peticiones de su potencial suegro.

 

Cuando hace la pregunta de un modo respetuoso, Marc responde un seco no, pero el pretendiente no se rinde. "Por favor Marc, si miras mi TikTok verás que soy un buen tipo" dijo Rogan Bode, algo que aprovechó el padre para seguir vacilando: "¿Me estás llamando por mi nombre de pila en vez de Mr. D'Amelio? Inténtalo otra vez".

Poniendo su mejor intención, y con la cara más roja que un macaco japonés, el interlocutor de Mar... ejem, Mr. D'Amelio lo intentó de nuevo con un "estaría honrado de ir a vuestro hogar para conocer a la familia, y si me lo permite sacar a Charli en una cita romántica".

 

Con un silencio incómodo, la conversación termina mientras los espectadores tuiteros siguen haciendo bromas sobre la situación. Pa que vuelvas, Rogan... Al menos se lleva la anécdota, porque el "no" ya lo tenía antes de preguntar.

Publicidad