El perro es ese compañero fiel e inseparable del ser humano. Da compañía, mimos e incluso te ayuda a hacer algo de deporte si lo sacas a pasear. Pero no todos los perros son unos ángeles. Algunos animales son capaces de liarla cuando sus dueños no están cerca y las consecuencias pueden ser desastrosas.

Berkeley es una perra que vive junto a su dueño en una casa de Estate Enighed, en Kansas, Estados Unidos. Su dueño comenzó a grabarla mientras esta goldendoodle estaba tumbada sobre un cojín al lado de la ventana. Todo parecía tranquilo y calmado, excepto que Berkeley la había liado parda e intentaba disimularlo.

Durante el vídeo, el dueño le pregunta a su perra qué ha hecho, pero Berkeley no parece hacer mucho caso. De hecho, el animal ni se inmuta ante el estropicio que ha preparado. El goldendoodle se limita a seguir tumbado sobre el cojín y mirar al dueño, sin hacer nada más. Podría haber sido un accidente, pero una prueba delataba que Berkeley es la responsable de ese desastre de salón.

Berkeley ha intentado disimular, pero un detalle le delata. Al realizar su travesura, la perra se ha puesto un “collar”, objeto que le delata y por el que el dueño adivina quién ha causado toda esa suciedad. Mientras el dueño saca conclusiones al pillar a la sospechosa número uno con las “patas en la masa”, la goldendoodle intenta disimular, haciendo como que con ella no va la cosa.

Existen perros con habilidades especiales, como los que guían o los policías, y otros canes que son expertos en liarla… Y, aunque Berkeley pertenezca al segundo grupo, al menos su dueño ahora es consciente de las dotes actorales que tiene su mascota. En el vídeo puedes descubrir la picia que hizo este goldendoodle de Kansas en el salón de su casa.

© Newsflare 2020

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

VÍDEO: Un perro arroja el coche de su dueño a una piscina

Un profesor pilla a 14 de sus alumnos copiando con un ingenioso truco