Flooxer Now » LOL

GRATIS

"Porros por pinchazos": el inusual aliciente para vacunarse contra la COVID-19 en Nueva York

Con motivo del día mundial de la marihuana, se han repartido cigarrillos de cannabis gratis a todo aquel que estuviera vacunado contra el coronavirus.

Cigarrillos de marihuana gratis

Louis Hansel en Unsplash Cigarrillos de marihuana gratis

¿Te imaginas que te dieran marihuana a cambio de vacunarte contra la COVID-19? Pues eso es lo que ha pasado en Nueva York. Centenares de personas hicieron cola ayer, miércoles 21 de abril, en la plaza de Union Square para recibir un cigarrillo de cannabis. Y lo mejor de todo, de manera completamente gratuita.

Eso sí, toda aquella persona, mayor de 21 años (que es la edad con la que se considera mayor de edad en Estados Unidos), que quisiera recibir este obsequio, debía poder demostrar que había sido vacunado con por lo menos una dosis de cualquier vacuna contra la COVID-19.

"Porros por pinchazos", se podía leer en algunos de los carteles que se encontraban presentes. Esta ha sido la inusual manera con la que los activistas y defensores de la legislación de la marihuana en Nueva York han querido celebrar el día mundial de este esta planta del cannabis.

 

Además, se ha tratado de un jugoso aliciente para animar a la gente a que se ponga la vacuna en mitad de tanto negacionista y tanta polémica por los posibles efectos secundarios que pueden tener algunas marcas de los sueros como la de AstraZeneca y la de Janssen. A pesar de que estos efectos secundarios son muy poco frecuentes y el riesgo es mínimo en comparación con el beneficio que supone la vacunación contra el coronavirus, todavía hay gente que es reticente.

Desde el pasado 30 de marzo la marihuana es legal en el estado de Nueva York (como también lo es en otros 14 estados más de Estados Unidos) para su consumo medicinal o recreativo. De ahí que se hayan puesto a repartir hasta 3.000 cigarrillos de cannabis como regalo por estar un paso más cerca de acabar con esta pandemia y de poder comenzar a hacer una vida normal.