Flooxer Now » LOL

Peligros de videoconferencias

Una profesora deja su micro abierto al final de una clase online e insulta a sus alumnos

Nunca se habían utilizado tanto las videollamadas como nos hemos visto obligados a hacer durante la cuarentena, y los despistes han jugado una mala pasada a más de uno.

No todo el mundo sabe utilizar las videollamadas correctamente

Getty No todo el mundo sabe utilizar las videollamadas correctamente

Publicidad

No hace falta mirar los datos que da WhatsApp, Zoom o FaceTime de cómo ha incrementado su uso desde el comienzo del confinamiento para saber que son la herramienta de comunicación más popular del momento. Estés trabajando, hablando con amigos o asistiendo a clases virtuales, las videollamadas están siendo las protagonistas dentro de muchos sectores.

Se nota especialmente en los colegios e institutos, donde a los alumnos no les queda otro remedio que conectar a través de este sistema para seguir con el temario del curso. ¿Lo bueno? Que puedes hacerlo desde casa. ¿Lo malo? Que hay gente que no sabe usarlo bien y que todo queda grabado, incluso los errores más tremendos. Es lo que le ha pasado a una profesora mejicana nada más terminar una de sus clases.

 

"Mi maestra pensó que ya se habían desconectado los alumnos", dice el tuit donde se ve y escucha cómo se mete con sus pupilos. Concretamente dice "Ay, se ponen bien perritos los burros, cabrones", aparentemente perdiendo los papeles después de una clase difícil. Cuando se da cuenta de lo que ha hecho y que todavía había gente en la clase virtual, su cara es un poema, y aun así no es lo peor que te puede pasar en una videollamada.

Que se lo digan a Jennifer: es una estadounidense que asistía a una clase virtual y que durante el discurso de una de sus compañeras sintió la llamada de la naturaleza. Con su móvil, y en la comodidad de su hogar, decidió irse al baño sin recordar que tenía la cámara puesta. Y claro, al oír las risas y las exclamaciones de sorpresa de sus compis, se da cuenta de su fallo, que lleva 5 millones de visitas en YouTube.

 

"Yo no he visto nada", dice uno, pero la frase por la que pasará a la historia de YouTube es "Pobre Jennifer", que suelta otra compañera. Ni a ella ni a la profe del primer vídeo le hubiera pasado nada de esto si hubiera tenido la brillante idea de coger un móvil con un vídeo de su cara, ponerla delante de la cámara del ordenador y sujetarla con un palo selfi. Como dice el texto de este tuit, es algo que parece llegado del siglo XXV.

 

Publicidad