Nadie sabe el origen concreto, pero lo de 'calvo' lleva unos meses circulando en redes sociales como una mezcla de insulto buenrollero y cachondeo puro. TheGrefg prácticamente ha hecho una marca personal de su rapada en directo, pero no es ni el primero ni mucho menos el único que se ha subido al carro de la calvicie.

Ibai Llanos, Goorgo o el mismísimo Cepeda han bromeado con eso de no lucir pelo en la cabeza, aunque siempre desde un tono ligero. Por eso nos hemos planteado investigar un poco más el fenómeno de la alopecia desde un planteamiento un poco más serio: ¿cuándo se te puede empezar a caer el pelo?

 

Salvo casos excepcionales, la alopecia es un fenómeno que se da sobre todo en los varones. Existe el mito, ampliamente rechazado entre los médicos, de que las posibilidades de que te quedes calvo dependen de los genes heredados de tu abuelo materno. Vamos, que si el padre de tu madre estaba como una bola de billar, no significa que a ti te vaya a pasar lo mismo.

Si quieres saber con mucha antelación y con un método científico si de verdad corres peligro de lucir una cabeza brillante, hay una prueba sencillísima que te puede hacer un médico. Consiste en tomar una muestra de saliva y analizarla en busca de dihidrotestosterona (DHT para los amigos). Se trata de la hormona que segrega toda la testosterona de tu cuerpo (seas chica o chico), y los niveles de concentración que revele el análisis puede determinar tanto el tiempo que tardarás en quedarte calvo así como tu nivel de tolerancia a tratamientos para la pérdida de cabello.

 

Hay un montón de cuentas en Twitter que andan con la broma de "Cepeda Calvo" de manera recurrente, aunque no todo el mundo se lo toma con la misma risa. El calvario puede comenzar poco después de la pubertad, dependiendo cómo de sensible seas al DHT. Ten en cuenta que una cabeza sana ronda los 100.000 pelos, y que se puede considerar normal perder entre 80 y 100 pelos al día. Es también habitual que cuando se cae uno de ellos, del mismo folículo crezca uno nuevo.

 

No hay un patrón específico ni una edad concreta en la que vayas a notar los síntomas de manera dramática. La pérdida de pelo es algo natural y depende tanto de tus genes como, en ocasiones, tu nivel de estrés. Si a los 25 no has notado nada grave en la coronilla ni empiezas a clarear, el consenso es que tus ideas estarán a salvo del frío durante un tiempo largo. Pero si ya tienes síntomas de que vas a necesitar gorrito en invierno, haz como los youtubers top y tómatelo con dignidad y humor... ¡calvo!