Flooxer Now » LOL

TE PODRÍA PASAR A TI

'No soy un gato' y otros epic fail de Zoom

La lista de deslices en videoconferencias añade un ilustre caso de FAIL con mayúsculas a una tradición de fallos que no deja de crecer en tiempos de pandemia.

¿Seguro que no eres un gato?

Twitter / 394th District Court of Texas ¿Seguro que no eres un gato?

Publicidad

El maldito coronavirus ha obligado a toda la sociedad a adaptarse a nuevas formas de comunicación. Relacionarse con otras personas tiene la parte familiar, donde los fallos de personas menos hábiles con la tecnología están totalmente permitidos, y la formal, que incluye los tratos profesionales y serios. Supuestamente serios, mejor dicho.

Pocas cosas hay más serias que un juicio telemático, pero la rectitud de las leyes no entiende de pandemias. En un nuevo caso de desconocimiento tecnológico, un filtro de gato le jugó una mala pasada a un abogado estadounidense durante una vista oral a través de Zoom. Su frase "No soy un gato" ya forma parte de la historia de las redes sociales. 30 millones de reproducciones en un solo día dan fe de ello.

 

La impericia del abogado durante la llamada nos recuerda a aquel sacerdote italiano que pensaba estar siendo hackeado por culpa de unos filtros de Instagram. Fue durante un oficio que intentaba retransmitir en directo, y activó accidentalmente los complementos aleatorios. "No es momento para bromas", insistía él en un clip que dio la vuelta al mundo.

 

El primer vídeo viral de la pandemia lo protagonizó Jennifer, una chica que dejó la cámara de su móvil encendida mientras iba al retrete... y apuntando la cámara a tan delicado acto íntimo. Un accidente por falta de costumbre, está claro.

 

Peor fue el caso de la profesora que, tras una clase difícil, espetó un "Ay, se ponen bien perritos los burros, cabrones". Cuando se da cuenta de lo que ha dicho y que todavía había alumnos escuchando, su cara es un poema carne de meme.

 

Cómo olvidar a Lorena, que tuvo la suerte de apagar la cámara pero dejó el micro abierto durante una clase que aprovechó para echar un quickie que la hizo Trending Topic mundial. Concretamente con el hashtag #PrayForLorena, porque en Twitter son así de cachondos.

 

Hay sin embargo hasta un negocio montado alrededor de las visitas inoportunas en conferencias de Zoom. Una granja inglesa se levanta casi 60.000 euros al mes ofreciendo los servicios de sus cabras como contertulios en reuniones serias.

 

Cada individuo caprino tiene un nombre, personalidad y descripción que incluyen datos como "orejas suaves" o "no le cabrees porque corneará la cámara". A razón de 7 euros por cinco minutos de... ¿conversación?, se podría decir que en esa granja han tenido la mejor idea para romper la seriedad de videollamadas chungas. Y encima se están forrando.

Publicidad