Flooxer Now » LOL

COMPRAR LIGANDO

El supermercado que te ayuda a encontrar pareja

Una cadena alemana de alimentación propone a sus clientes unas horas e instalaciones específicas para ligar mientras hace la compra. No sé a qué esperan los super españoles para copiar la idea...

Ligando en el super (pero mejor con mascarilla)

Kim Artyom / Unsplash Ligando en el super (pero mejor con mascarilla)

Publicidad

Por poco que te muevas por Tinder, sabes que una tendencia notable de las aplicaciones de ligar es la de quedar en un Mercadona o similares. Quizá exista la misma moda en Alemania, porque una cadena de supermercados de aquel país acaba de convertir esos encuentros medio furtivos en algo oficial.

 

Se trata de la marca Eneka, que ha habilitado unas horas y un sistema para encontrar pareja de lo más original. Dado que los garitos están chapados por los motivos obvios, encontrar el amor entre rollos de papel higiénico parece una opción más que aceptable.

 

El proceso es el siguiente: si vas un viernes a un Eneka entre las seis y las ocho de la tarde, un empleado te propone a la entrada colgarte una chapa con forma de corazón que contiene un número. Después, te paseas tan tranquilo entre cereales y detergentes, y cuando te cruzas con alguien que te gusta, anotas el número y contactas con un empleado del establecimiento.

 

Este te hará rellenar un formulario que contiene sugerencias como "me gustaría conocerte en la sección de zumos" (por eso de la media naranja, quizá), y el trabajador hará un anuncio por megafonía. El interesado puede acudir a la cita o bien recoger un mensaje con los datos de contacto de su enamorado exprés, y ya, apelando a la sabiduría popular, "si os gustáis pos liaros".

La idea de fomentar que la gente se conozca de hecho no es nueva para esos supermercados, que llevan desde antes del coronavirus ofreciendo ese curioso (y gratuito) servicio. Pero con cómo están las cosas, en Alemania se ha convertido en una sensación, mientras que aquí algunos solteros cruzan los dedos para que se exporte la idea.

 

Después de todo, eso de quedar para hacer la compra tiene todo ventajas: si no te gusta la persona la puedes dejar en la zona de las calabazas, y si congeniáis, ya tienes una mano extra para llevar las bolsas a casa.

Publicidad