Flooxer Now » LOL

WALLAPOP DEL DESAMOR

Una tienda online para corazones rotos: solo vende regalos de exparejas

Un emprendedor de Instagram ha empezado un curioso negocio en redes sociales donde te puedes deshacer de recuerdos dolorosos y ganar dinero con ello.

Remedios para corazones rotos

Pixabay Remedios para corazones rotos

Publicidad

No es plato del gusto de nadie que una relación se termine, y menos cuando hay cosas materiales que te recuerdan a esa persona de la que no quieres saber nada. Como en general las personas no somos muy de tirar cosas, parece una buena idea eso de que exista una manera de quitárselos de encima a cambio de dinero.

Es la idea que ha tenido Hazim Azaman, un malayo de 27 años que ha abierto una cuenta en Instagram para deshacerse de esos regalos que no puedes ver ni en pintura. Todo empezó cuando su hermana no podía soportar la presencia o el uso de un portátil, una cámara y una taza que le había regalado su exnovio.

Con un llamativo nombre -se traduciría como "La Tienda del Desamor"-, Azaman acaba de superar los 23.000 seguidores, y ya está pensando en exportar su idea dados los buenos resultados de de su iniciativa.

La idea le vino de una película muy popular en su país, Toko Barang Mantan, que significa "el mercadillo de los regalos de los ex", y cuyo protagonista se dedica exactamente a eso. Del cine a Instagram, sin pasos intermedios.

El funcionamiento no podría ser más sencillo: los clientes contactan a través de mensaje privado con Azaman, le envían fotos de lo que quieren vender, e incluso dejan una frase dedicada al ex que regaló dicho objeto, por lo que añaden un componente de venganza inofensiva al mismo tiempo que un toque de humor.

También incluye un "medidor de odio" en una escala de 1 a 10, pero se trata de una característica opcional. Eso sí, muy apreciada por los curiosos que se pasan por su perfil para reírse un rato.

En su perfil hay joyería, bolsos, cámaras y casi todos los regalos típicos que se suelen hacer entre parejas, aunque ha puesto límites a cosas como lencería por considerarlos "demasiado íntimos". De cada venta, se lleva una pequeña comisión.

Con lo que nos gusta rajar en España sobre lo capullos que eran nuestros ex, me da a mí que Azaman debería ir apuntando al mercado español. Aquí podría ser la bomba una tienda especializada de esas características...

Publicidad