Dicen que al mal tiempo hay que ponerle buena cara. Por eso son tantos los retos y actividades buenrollistas que están surgiendo por las redes sociales estos días para concienciar y amenizar el aislamiento social debido al coronavirus.

Al principio puede sonarte un poco a rollo pero es fundamental que nos quedemos en casa para prevenir los contagios, frenar la curva y poder garantizar así la asistencia sanitaria a todos los enfermos.

Desde el principio las instituciones nos han pedido que mantengamos la calma, sin embargo, la histeria y desesperación se ha apoderado de algunas personas que han salido a la calle y han comenzado a arrasar los supermercados por miedo al desabastecimiento.

Lo que más ha chocado es que lo primero que ha desaparecido de las estanterías de los establecimientos son los rollos de papel higiénicos. Aunque, claro, todo es cuestión de prioridades y hay quienes prefieren llenar la nevera de latas de cerveza.

En estos viajes al supermercado y demás salidas a la calle (antes de que se decretara en algunas comunidades el confinamiento o la cuarentena) nos han dejado varios personajes y outfits que van a ser difíciles de olvidar.

 

Envolverse el cuerpo con bolsas de basura, colocarse garrafas de agua en la cabeza o ponerse gafas de buzo para salir a la calle y evitar el contagio han sido algunas de las ocurrencias.

 

 

 

Este chico se presentaba de esta guisa en el supermercado:‘gacheto brazos’ para no tocar los objetos, guantes de fregar y un colador como mascarilla.

 

 

Algunos de estos modelitos recuerdan a las vecinas de valencia, personaje del costumbrismo televisivo que se ha convertido ya en meme (una señora que tenía que entrar en su domicilio con bolsas de basura en la cabeza porque decía que sus vecinas le tiraban cosas).

 

Aunque también es inevitable pensar en la película Monstruos S.A y el protocolo de actuación que llevaban a cabo si consideraban que podía haber habido contacto con un niño. A veces, la realidad supera la ficción.