“Me parece imposible que alguien pueda escuchar Yanny” puede ser el principio de una discusión por WhatsApp con muy difícil solución. El audio de 2018 que ya trajo de cabeza a medio mundo ha regresado con más fuerza que nunca, gracias en parte a que ahora mismo hay mucha más gente con tiempo libre.

Los responsables de volver a poner esto de moda han sido los presentadores de un programa norteamericano, que rescataba ayer la cinta casi clásica para confundir a su audiencia.

 

“Yanny o Laurel” es una ilusión auditiva que lleva dando vueltas desde mayo de hace dos años. Una encuesta realizada en Twitter con más de medio millón de participantes, el 53% respondió que escuchaba la palabra “Laurel”, y el 47 restante oía claramente "Yanny".

 

Un análisis de las frecuencias demuestra, por raro que parezca, que tanto unos como otros tenían razón. Aunque no hay consenso, hay gente que explica que puede deberse a la sensibilidad auditiva que tienen los oyentes: los que son capaces de detectar frecuencias más altas escuchan un Yanny como una catedral.

También se ha demostrado que la velocidad de reproducción influye en lo que se escucha: si se pone más rápido hay más usuarios que declaran oír Yanny, y al ralentizarlo aumenta el número de Laurels.

La grabación original fue creada por estudiantes que estaban reproduciendo la palabra “laurel”, un tipo de árbol de hoja perenne cuyos brotes aromáticos se usan en muchas recetas. Lo reproducían desde un diccionario online, y lo volvieron a grabar con un poco de ruido de fondo, lo que ha creado esta famosa ilusión auditiva que todavía nos vuelve locos.

 

La autora reconocida de todo esto es Katie Hetzel, una adolescente norteamericana que discutió con sus amigas sobre qué oía cada una. Como no se aclaraban, decidió subir el audio a su Instagram Stories, y ahí comenzó la tragedia. Ahora no hay grupo de WhatsApp que se libre del tema.