Flooxer Now » Música

CRINGE-VISION

Las 7 canciones más cringe de la historia de Eurovisión

Incluso contextualizando en su época, la historia del certamen musical tiene bastantes momentos de vergüenza ajena. A veces inesperada, otras totalmente intencional.

Verka Serduchka en Eurovisión

Verka Serduchka en Eurovisión Cordon Press

Publicidad

Sobre el término cringe se ha escrito tanto que casi aburre. El enfoque del anglicismo más extendido de nuestro país viene a ser lo mismo que 'vergüencita ajena', pero la traducción literal es "encogerse" o "hacerse pequeño", exactamente lo contrario de lo que sucede en Eurovisión todos los años, desde hace ya ni se sabe...

Bueno, sí se sabe: el primero fue en 1956 y todos los años desde entonces hemos tenido nuestra particular píldora eurovisiva. En 2020 fue Ibai quien cogió el relevo de forma no oficial (Ibaivision), lo que sirvió para demostrar dos cosas: el festival sigue interesando y la cutrez también. Aquí, nuestro ranking, sin orden especial...

BAILA EL CHIKI-CHIKI (2008)

Si hablamos de cringe como tal, el rey absoluto del mismo es Rodolfo Chikilicuatre. Abrazando la vergüenza ajena como seña de identidad, cuando Andreu Buenafuente emitía en LaSexta tuvieron la idea de trollear la representación española con un aspirante y bailarines en la cima del bochorno.

 

Cabe subrayar que todo aquello fue por los loles, que todos recordamos el 'Chiki-chiki' y no a la canción ganadora, y que consiguió unos impresionantes 55 puntos, con nueve países detrás de él en el ranking. Poca risa.

EURO-VISION (1980)

En un alarde de originalidad, el grupo belga Telex fue al certamen de hace 42 años con un tema que se llamaba igual que el concurso, una canción muy, muy, muy raruna en francés y un estilismo anticuado hasta para la época. ¿Fue voluntario? Pues tiene toda la pinta, pero a lo mejor es que no lo pillamos... (PD: el cantante se negaba a bailar y en vez de mover el cuerpo hacía gestitos medio chulescos, a lo Pequeño Nicolás en una terraza nocturna)

 

HARD ROCK HALLELUJAH (2006)

Lordi fue la confirmación de que se puede ser cringe y ganar el festival. Lo hicieron con un ¿homenaje? a los Klingon de Star Trek, al alienígena de Depredador y, por qué no, a Jesucristo, con un mensaje-crossover que ni Marvel. Son tan populares que tres años después de su victoria congregaron a 80.000 personas en Helsinki para batir un récord de gente cantando en karaoke. Flipante.

 

MOSKAU (1979)

Claro precursor del Chikilicuatre, unos colegas alemanes se juntaron a finales de los setenta bajo vete tú a saber qué pretexto o sustancia y confundieron Eurovisión con un concurso de cosplay a lo Flash Gordon. De verdad que tienes que verlo entero, aunque te cueste. La dignidad ya si eso...

 

PARTY FOR EVERYBODY (2012)

Llevamos ya unas cuantas actuaciones insólitas, pero la palma quizá se lo lleven las seis octogenarias rusas que se pusieron a cocinar en un horno real mientras bailaban desacompasadas sobre el escenario. A ver, que soy el primero que aboga por la integración de la tercera edad, pero si la canción se llama 'Party For Everybody' pues pienso otra cosa. Será cringe, pero olé por las Babushki ('abuelitas' en ruso).

 

IRELANDE DOUZE POINTE (2008)

Te va a parecer increíble, pero la cima del sonrojo en el capítulo que participó nuestro Chiki-Chiki no fue Rodolfo, sino una marioneta irlandesa. Dustin The Turkey fue la manera que tuvo aquel país de tirar la toalla, con un tema titulado sutilmente "nos vamos a llevar dos puntos, y gracias". Al final se llevaron 22, cuarto por la cola. Imagínate la cara de los otros que quedaron por detrás...

 

DANCING LASHA TUMBAI (2007)

Si tenemos que nombrar un momento cringe con mayúsculas, nos quedamos con el ucraniano Verka Serduchka. Pero no por vergüenza sino por fans, y no somos los únicos: rozó la victoria en 2007 y catapultó su fama y la del sector drag en aquel verano. 15 años después sigue siendo una estrella en su tristemente maltratado país.

 

BONUS TRACK: AZÚCAR MORENO

El cringismo de la actuación de las españolas en 1990 no fue cosa suya, sino de una organización lastimosa. Un operario llegó tarde al directo que el dúo tenía previsto, las cantantes se cabrearon bastante, y los comentaristas internacionales se debatían entre cómo salir del apuro. La falta de preparación para esas contingencias es bochornosa.

 

Al final, Toñi y Encarna salieron por segunda vez al escenario y su 'Bandido' está considerada oficialmente por la Unión Europea de Radiodifusión como una de las mejores canciones y actuaciones de la historia del certamen. Ahí queda eso.

Publicidad