UN CONCIERTO DE PESADILLA

El desastre del concierto de Harry Styles en Colombia: 280 personas acaban atendidas por asfixia y amontonamientos

Harry Styles se ha convertido en una de las mayores estrellas internacionales de la música, y eso también significa que sus conciertos están a rebosar. En el último de ellos, en Colombia, el amontonamiento de gente hizo que 280 personas tuviesen que ser atendidas.

Publicidad

El mercado latinoamericano es cada vez más atractivo para los artistas internacionales, y muchos se han decidido a incluir fechas en sus tours que pasen por algunas de sus ciudades más importantes. El problema, en muchos casos, es que el control de acceso y la piratería de entradas provoca que se concentren muchas más personas de las esperadas, y eso ha generado más de una situación de tensión durante los últimos meses: avalanchas, asfixias, desmayos, incendios, intervenciones de las autoridades… Y los artistas más conocidos son los que se llevan la peor parte, ya que actúan ante audiencias de decenas de miles de personas. Harry Styles ha sido el último en vivir una de estas complicadas situaciones durante su show en Bogotá, Colombia.

Antes de que empezase siquiera el concierto, aquellos que estaban en las primeras filas ya estaban sufriendo la presión del resto, que empujaban para estar lo más cerca posible del escenario. Algunos testigos han declarado que en algunas zonas del estadio en el que se celebró el concierto había más de cinco personas por metro cuadrado, con el correspondiente riesgo de asfixia que existe para muchas de ellas. Según algunos reportes, 280 personas tuvieron que ser atendidas por los daños que sufrieron durante el concierto, y muchas de ellas se desmayaron en mitad del gentío.

Cuando Harry Styles empezó el show, las cosas se pusieron peor, hasta el punto de que se vio obligado a intervenir y a amenazar con cancelar el concierto si no se hacía hueco para las personas que estaban amontonadas en las primeras filas. Harry Styles es uno de los artistas más escuchados del mundo, pero en ese concierto muchos de sus fans hicieron oídos sordos a sus peticiones, y con ello provocaron daños a cientos de personas.

Los que salen peor parados en toda esta situación son, sin duda, los fans: tras años esperando la visita de su ídolo, muchos vivieron esta experiencia de forma muy desagradable, cuando esta debería haber sido una de las mejores noches de sus vidas. Habrá que esperar a que estas experiencias promuevan que los artistas se piensen dos veces las medidas de seguridad de sus conciertos en Latinoamérica que se celebren en el futuro.

Antena 3 » Música

Publicidad