Flooxer Now » Música

HERENCIAS PATRIARCALES

Misoginia Pop: por qué seguimos convirtiendo a las mujeres artistas en rivales

Las falsas rivalidades y las comparaciones que generan los fandoms de estas cantantes son actitudes tóxicas heredadas del pensamiento machista.

Rosalía en la MET Gala.

Rosalía en la MET Gala. GTRES

Publicidad

El poder en manos de una mujer es una amenaza para el sistema; siempre lo ha sido y, por desgracia, lo sigue siendo hoy en día. El pensamiento patriarcal está tan naturalizado que muchas mujeres se han acostumbrado a ser rebajadas de nivel y comparadas hasta la saciedad. Tenemos la suerte de ser cada vez más conscientes de estas actitudes misóginas internalizadas, pero todavía es muy habitual encontrar mensajes provenientes de sectores de la población 'progresistas' que promueven esta competencia extrema entre mujeres, y que no permite su coexistencia pacífica.

Las redes sociales tienen el problema de ser breves e inmediatas. Así, cualquiera puede sacar la baza del 'humor' para defender sus actitudes misóginas, y eso es justo lo que ocurre con mensajes como el de este tuit. Puede que esté disfrazado de comparación divertida, pero su origen se remonta a siglos de rivalidad entre mujeres que se dedican a actividades similares. Solo puede haber una Reina del Pop, y el ascenso al poder está más lleno de violencia que las ocho temporadas de Juego de Tronos juntas.

Sobra decir que a los hombres no se los somete a este escrutinio: lo que lleven, las canciones que lancen, los mensajes que expresen, los gestos que realicen… A ninguno de ellos se lo compara con otro, a pesar de que muchos tengan enormes similitudes entre ellos. No se los compara porque no están compitiendo: ya son dueños de su puesto, y nadie los va a mover de ahí. Las mujeres, en cambio, deben luchar por su hueco, y pueden ser empujadas al vacío ante el capricho de un fandom cualquiera de la 'competencia'.

Aunque parezcan comentarios sin importancia, esta clase de comparaciones son, en parte, las responsables de que las mujeres que se dedican a la música tengan trayectorias profesionales mucho más cortas que sus compañeros masculinos. Los fans sienten que solo pueden apoyar a una, y que el resto de las cantantes son el enemigo a batir. ¡Aún falta mucho para que la sororidad se contagie a los seguidores de la industria musical!

Publicidad