Flooxer Now » Música

PILLADOS

¿Puede ganar Chanel Eurovisión? El problema con las votaciones del jurado que podría dar la vuelta a los resultados

Los votos corruptos de ciertos países han provocado que los resultados de las votaciones de Eurovisión hayan sido modificados, en perjuicio de algunas candidaturas.

Publicidad

Pocos son los años en los que las votaciones de Eurovisión no vienen acompañadas de polémica, pero esta edición de 2022 ha tenido unas de las más conflictivas. Tan clara ha sido la corrupción del voto del jurado de ciertos países, que la propia organización del festival decidió anularlo y sustituirlo por una 'votación estándar' calculada de una manera muy curiosa. La noticia ha sido confirmada por la propia Unión Europea de Radiodifusión, y se ha hecho viral gracias a hilos de Twitter como este.

Lo ocurrido es algo complicado de entender, pero trataremos de hacer lo posible por explicarlo de una forma sencilla: algunos países decidieron acordar un intercambio de votos con sus jurados profesionales, pero el pucherazo fue tan evidente, que la UER se dio cuenta y los anuló. Para no ensombrecer el desarrollo del festival, lo ocultó hasta que hubiese terminado. El presentador de la gala fue quien anunció los doce puntos de los países que hicieron trampas, cuando estos no coincidiesen con su voto original.

Los países participantes (sin incluir a los cinco miembros originales, que pasan directamente a la final) se dividen en seis grupos para las semifinales. El voto de los países anulados se calculó haciendo una media de lo que votaron el resto de sus compañeros de grupo. Al hacer esto, se evitó el pucherazo, pero también se alteró el resultado final, y esto hizo daño a las candidaturas de algunos países, entre las que podría estar la nuestra. Habrá que ver qué ocurre finalmente con las votaciones de este año: ¿se dejarán como están o se recalcularán atendiendo mejor a lo que votaron los países que hicieron trampa? Con el enorme margen de victoria que tuvo Ucrania, es poco probable que cambie el ganador, ¡pero no deja de ser de lo más intrigante!

Publicidad