Flooxer Now » Noticias

ALCOHOL Y MENORES

¿Hay un problema de alcoholismo entre los adolescentes españoles? Twitter opina

Todo el revuelo se ha organizado después de que un usuario compartiera que le había comprado alcohol a su hermana de 13 años porque “es lo normal a esa edad”.

¿Se bebe demasiado en España?

Wirestock / Freepik ¿Se bebe demasiado en España?

Publicidad

Los más cultos defensores de que el alcohol forma parte de la cultura española se remontan a los tiempos de Julio César para justificar la pasión de algunos por el bebercio. "Beati Hispani, quibus bibere vivere est", o lo que es lo mismo, "afortunados los españoles, para quienes beber es vivir", dicen que dijo. Las cosas, hasta cierto punto, no han cambiado mucho en estos dos mil años...

¡El jaleo que se ha montado en torno a este tema, señoras y señores! El consumo de alcohol a edades muy tempranas es perjudicial, lo sabemos todos. Pero las expectativas de comportamiento que imponen los grupos hacen que muchos normalicen los botellones entre personas menores de edad, y el inocente tuit de un chaval ha hecho que todo Twitter se ponga a opinar sobre el tema.

Están los que dan por hecho que consumir alcohol a los 13 o 14 años es normal; están los que consideran que, con los años, deberían cambiarse este tipo de costumbres; y por último, están los que consideran que podría ser peor, y que tal y como avanzan los tiempos, lo normal sería verlos consumiendo drogas. Aquí hay opiniones para todo, eso está claro.

Hay que reconocer que, de los que se han manifestado en respuesta al tuit, la mayoría coinciden: tomar bebidas de tanta graduación como el vodka a los 13 años no es normal ahora, ni lo era antes. Más de uno ha decidido contar qué otros entretenimientos, más apropiados para la edad, ocupaban su tiempo.

Los hay que se atreven a clasificarlo como ‘alcoholismo’, pero no tanto por la bebida como tal, sino por lo que supone tomarla. Muchos adolescentes temen no encajar, y se hacen dependientes del alcohol para lograr desinhibirse y hacer cosas que sus amigos consideren graciosas. Es una forma de dependencia indirecta que, por desgracia, muchos jóvenes —y no tan jóvenes— sienten cada vez que salen con sus amigos.

La discusión sigue abierta. Esperemos que los padres del chico que puso el primer tuit no anden mucho por Twitter, porque la bronca que le caerá a la hermana será una nimiedad en comparación con la que le caerá al ‘adulto responsable’.

Publicidad