Flooxer Now » Noticias

FAKE NEWS

El bulo de las "vacunas con metales", desmontado a memes

Instagram, TikTok y Twitter se llenan de vídeos con los supuestos efectos secundarios de la vacunación, y vuelven a ser cien por cien carne de chiste.

Las vacunas curan, no lo contrario

Freepik Las vacunas curan, no lo contrario

Publicidad

Una secuela que nos ha dejado esta pandemia y que podría ser todavía más complicado de superar que la propia enfermedad es la de las fake news. Los bulos existían antes del coronavirus, claro, pero parecían más fáciles de identificar para la mayoría de la sociedad.

Desde el "podemos curarnos con la mente" de Miranda Makaroff a "las mascarillas tienen larvas" de Marina Yers, cada vez queda más claro que las redes sociales no son un buen lugar para informarse. Y menos teniendo en cuenta la última trola que circula por esas plataformas: las vacunas llevan metales pesados.

Usuarios de todas partes de el mundo intentan demostrar que, después de recibir una dosis, en el lugar del pinchacito se pueden colocar imanes y se quedan suspendidos. Pero no solo objetos magnéticos, sino también monedas, cubiertos, llaves...

Bajo el hashtag #covidmagnet pueden encontrarse todavía muchos vídeos de gente que se coloca uno de esos objetos y se queda en el brazo durante unos segundos. Obviamente, se trata de una patraña como la copa de un pino.

"Es completamente falso", asegura a Maldita.es Jaime Jesús Pérez, representante de la Asociación Española de Vacunología. "Por supuesto que no tienen ni metales pesados ni componentes magnéticos: si revisamos las fichas técnicas de las distintas vacunas contra la COVID-19 que están en uso en España podemos comprobar que no hay nada de eso en la composición".

La presencia de unos elementos así en el cuerpo humano serían potencialmente mortales, y además se necesitaría una cantidad bastante más grande de la que cabe en una jeringuilla para que tuviera los efectos que aparecen en los vídeos.

Sin duda se trata de manipulaciones (fíjate como ninguno de los vídeos es especialmente largo, o incluso tienen cortes), y la explicación para que esos objetos se queden 'pegados' puede variar desde sustancias adhesivas a aprovechar la misma humedad de la piel.

Si mezclamos la inquietud que ha generado esta crisis mundial con la información a veces contradictoria que nos llega, el terreno es más propicio que nunca para que barbaridades sin sentido se cuelen como datos reales. Por si hace falta dejarlo claro: por vacunarte no te vas a quedar como un frigorífico.

Publicidad