@HEMATOCRITICO

El caballo de Atila

Elon Musk pierde la encuesta donde preguntaba si debía seguir como jefe de Twitter y por la que prometió dimitir.

Elon Musk

Elon Musk EFE

Publicidad

Elon Musk acaba de publicar una encuesta en la que somete a voluntad popular su continuidad como CEO de Twitter. Después de una decisión absolutamente suicida de prohibir publicar enlaces a otras redes sociales, el señor sale con esta “consulta popular” que parece que le va a servir para justificar su salida del cargo ante una masa enfurecida de accionistas de Tesla que han visto cómo las jugarretas en twitter del que también es su CEO les están vaciando los bolsillos.

Si Elon se pira después de los mesecitos que nos ha dado y nos deja con esto en manos de sabe Dios qué, probablemente condenados a una bancarrota inminente será solo una muesca más para su curriculum.

¿Sabías que la vida de Musk está marcada por dos aventuras empresariales que pasarían a inspirarle el resto de su carrera?

Con 7 años, compró un puesto de limonadas que tenían en su barrio Mary Sue y Linda Ann. Les dio ciento cincuenta mil dólares. Pasó de cobrar las limonadas a 50 centavos, a cobrarlas a 1,50. Empezó a intentar que los que pasearan por la acera pagasen 50 centavos por caminar “cerca de las limonadas”. Pronto eliminó el azúcar de la mezcla y lo sustituyó por cocaína y finalmente eliminó los limones y pasó a vender agua de un charco. Acto seguido destruyó el puesto con un bate y prendió fuego a los restos con combustible de la barbacoa de su tío.

En el instituto le tocó ser el presidente del equipo organizador del viaje de fin de curso.

Las rifas de un dólar que incluían de premio una cesta navideña, fueron sustituidas por rifas de cinco mil dólares que incluían de premio un viaje a Hawai a un hotel de lujo con todos los gastos pagados.

Al no venderse ninguna, decidió venderlas a mitad de precio e intentó que fuera obligatorio haber comprado una para poder hacer exámenes finales.

Al final las acabó vendiendo a cinco dólares, el premio lo sustituyó por una bici y se las compró todas su mamá. Al final le hicieron un parte por pasearse por los pasillos del instituto con la bici diciendo MIRAD PRINGAOS SOY EL MEJOR MIRAD QUÉ BICI TENGO. El parte de lo borraron después de que su madre comprase el instituto y quemase los archivos con combustible de la barbacoa de su tío.

Antena 3 » Noticias

Publicidad