Flooxer Now » Noticias

@DIOSTUITERO

Las cenas más famosas de la historia

Mañana Jueves Santo tengo la cena más famosa de la historia. Judas, contigo empezó todo. Y es que las cenas tienen mucho peligro, ya sean de empresa ( mirad cómo acabó la mía), negocios, románticas o de cualquier tipo. La noche nos confunde. Además de la mía, éstas son otras cenas que también dieron mucho que hablar:

'La última cena'

'La última cena' Getty

Publicidad

1. La Cena de los idiotas.

Vale, es una peli, pero se ha hecho un hueco en este ránking por mérito propio. Pierre Brochant y sus amigos organizan todos los miércoles una cena que es una especie de apuesta: el que invite al idiota más extraordinario será el ganador. Una noche, Brochant está pletórico: ha encontrado una auténtica joya, un idiota integral. Se trata de François Pignon, un chupatintas del Ministerio de Finanzas con una gran pasión por las construcciones hechas a base de cerillas. Lo que Brochant ignora es que Pignon es un auténtico gafe, un maestro en el arte de provocar catástrofes.

2. El Banquete de Platón.

Todos sabemos que en las cenas de amigotes siempre se acaba hablando de tías. Si estamos en el 416 antes de Cristo y esos amigotes son el poeta Agatón, Aristófanes, Pausanias, Sócrates , Erimixíaco y Platón el debate adquiere mayor altura y al final acaba dejándonos para la historia conceptos como el mismísimo amor platónico.

3. Una cena romántica de 15 millones de euros.

Al parecer arrastrada por la pasión la reina egipcia Cleopatra apostó a su amante Marco Antonio que era capaz de despachar con él una cena de diez millones de sextercios lo que, según los historiadores, serían unos 15 millones de euros de hoy. Marco Antonio aceptó el desafío.

Dicen que la cena no fue nada del otro mundo, pero la sorpresa llegaba con el postre. Cleopatra llevaba al cuello dos gruesas perlas valoradas en cinco millones de sextercios cada una, de un tal Planco, elegido como juez para el reto. Acto seguido, Cleopatra introdujo una de ellas en una copa con vinagre, lo que provocó su disolución, y a continuación se la bebió. Cuando iba a hacer lo propio con la segunda, Marco Antonio se dio por vencido.

4. La cena del rey Midas.

De acuerdo con la mitología griega, por su hospitalidad con Sileno, Dioniso le otorgó el poder de convertir en oro todo cuanto tocara.

A la hora de la cena, viendo que no podía comer los alimentos que a su contacto quedaban transformados en dicho metal, pidió a Dioniso que le liberara de su don. Según una versión, éste le dijo que se lavase en el río Pactolo, y cuando lo hizo, el

río se volvió del color del oro. Aristóteles en cambio dice que acabó muriendo de hambre. Y es que hay que tener cuidado con lo que se desea.

5. La macabra cena de Tereo

Tereo es un personaje de la mitología griega que estaba casado con Procne, con quien tenía un hijo de nombre Itis. Un día Tereo violó a Filomena, hermana de Procne, y le cortó la legua para que no pudiera delatarlo.

De todas formas, Procne se enteró y las dos hermanas planearon una loca venganza. Sacrificaron a Itis, el hijo de la propia Procne y Tereo, y se lo sirvieron guisado en la cena al violador. Cuando supo que se había comido a su propio hijo, Tereo intentó matar a las dos mujeres, pero los dioses paganos, generalmente muy severos, salvaron a las dos con castigos menores: Filomena fue convertida en ruiseñor y Procne en golondrina.

Publicidad