Flooxer Now » Noticias

Menstrua libre

¿Cómo funciona el sangrado libre? Una menstruación sin tampones ni compresas

Si nunca has oído hablar de esta práctica ya es hora: tú también puedes aprender a controlar la evacuación de la menstruación.

Publicidad

Lo primero que puede pasarte por la cabeza cuando escuchas hablar del sangrado libre seguramente sea algo como… ¿Pero esto cómo va? ¿Se trata de dejarme ensuciar las bragas cuando me va a venir la regla? ¿No es eso muy sucio?

No, no y no. Antes de ponerte a divagar sobre un importante tema como este y dejarte vencer por prejuicios, es primordial que te informes como es debido. Con todas las opciones sobre la mesa, podrás tomar la decisión que más se adapte a ti. Porque, por si no lo sabías, el sangrado libre, o 'free bleeding', es una elección, y se puede aprender.

Esta práctica, por mucho que su nombre pueda confundir, no implica despreocuparte de tampones, compresas o copas menstruales y dejar que la regla termine con toda tu ropa interior. Se trata de aprender a detectar cuándo tu cuerpo quiere expulsar los fluidos, y utilizarlo a tu favor.

Es como cuando tienes que ir al baño a hacer pis: ya identificas las señales físicas que te indican que tienes ganas y hasta puedes decidir aguantarte si justo te ha pillado en mal momento. El sangrado libre no es más que eso: un método de control de la evacuación de la menstruación.

Muchas mujeres se han criado con un miedo atroz a manchar nuestra ropa interior cuando estamos menstruando, pero pocas veces se habla de que es posible vivir sin compresas, tampones o copas. Y la clave es muy sencilla: simplemente se trata de saber escuchar a tu cuerpo, aprender y, lo más importante de todo, practicar.

Tener la regla no implica que las mujeres sangren de forma continuada, y aplicar esta práctica no quiere decir que tengas que ‘aguantarte’ las ganas de expulsar los fluidos. Pero sí es muy interesante ser capaz de sentir el aviso que te indica que debes hacerlo, de forma que la menstruación se convierta para ti en un “uy, tengo que ir al baño” más.

Nunca olvides que cada mujer es un mundo, y que lo que le sirve a tu amiga no tiene por qué servirte a ti. En estas cuestiones lo mejor es siempre acudir a la opinión de un profesional. Pero siempre está bien saber que el sangrado libre existe, se practica, y es una opción que puede ser buena para ti. ¡Pruébala!

Publicidad