@DIOSTUITERO

¿Cuáles fueron las tentaciones de San Antonio?

Diostuitero nos cuenta cuáles fueron las tentaciones de San Antonio, más conocido como San Antón, patrón de los animales que llegó a vivir más de 100 años.

Tentación de San Antonio, atribuido a Miguel Ángel

Tentación de San Antonio, atribuido a Miguel Ángel Wikipedia / Dominio Publico

Publicidad

El 17 de énero celebramos su día. San Antonio Abad, también conocido como San Antón, Patrón de los animales y yo añadiría que de la longevidad, porque en una época en la que la esperanza de vida era de poco más de 40 años él según la tradición vivió 105 ( 251-356).

San Antonio Abad, además de ser el santo al que llevamos nuestra mascota para que nos la bendiga cada 17 de enero, es considerado el padre de la vida monacal. A los 20 años vendió sus numerosas posesiones, se las regaló a los pobres y se retiró a una cueva sepulcro y luego al desierto.

Según nos cuenta San Anastasio, su "biógrafo", allí pasó el rato luchando contra diversas bestias y resistiendo las tentaciones del demonio, siendo este último asunto un tema muy repetido en la historia del arte. El Bosco o Dalí, por ejemplo, lo representaron con gran éxito de crítica y público.

Dice San Anastasio:

"Pero el demonio empezó a traerle temibles tentaciones. Le presentaba en la mente todo el gran bien que él podría haber hecho si en vez de repartir sus riquezas a los pobres las hubiera conservado para extender la religión. Y le mostraba lo antipática y fea que sería su futura vida de monje ermitaño. Trataba de que se sintiera descontento de la vocación a la cual Dios lo había llamado. Como no lograba desanimarlo, entonces el demonio le trajo las más desesperantes tentaciones contra la pureza. Le presentaba en la imaginación toda clase de imágenes impuras…"

San Anastasio: Vida de San Antonio

Oscar Wilde decía que la mejor manera de librarse de la tentación es caer en ella, pero San Antonio no era de esa opinión.

Continúa San Anastasio:

"El demonio intentó apartarlo de su penitencia susurrándole recuerdos de su riqueza, el afecto por su hermana, el amor al dinero y a la gloria, los placeres de la mesa y comodidades de la vida. Y una noche adoptó forma de mujer para seducirlo. El lugar se llenó de repente de formas de leones, osos, leopardos, escorpiones, lobos, toros, víboras y cada uno de esos animales se movía según su naturaleza… Todos los ruidos de aquellas apariciones, con sus alaridos rabiosos, infundían espanto.

Porque los demonios saben hacer de todo, confunden, se fingen inocentes para engañar, ríen como locos, y silban, pero si no se les presta atención lloran y se lamentan derrotados. San Antonio al darse cuenta de que era una ilusión dijo "Si habéis recibido poder contra mí, estoy dispuesto a dejarme devorar, pero si habéis sido enviados contra mí por los demonios, marchaos porque soy siervo de Cristo". Antonio al haber dicho estas palabras ahuyentó a las bestias".

A veces en la vida hay que ser como San Antonio y resistir las tentaciones. Eso sí, lo de la cueva sepulcro no lo veo.

Sed buenos.

Antena 3 » Noticias

Publicidad