TERRIBLE

Dejan un agujero en el cuerpo de una mujer transgénero por culpa de unas inyecciones de silicona

Shauna Brooks dice que su cuerpo se arruinó con inyecciones de silicona, que estaban hechas de una sustancia cancerosa, y tuvieron que quitárselas de inmediato, dejándola con un agujero en la cadera.

Caters News

Publicidad

Una mujer ha revelado que se ha quedado con un agujero en su cuerpo después de haber fallado las inyecciones de silicona que se puso en un intento por hacerse más curvilínea.

Shauna Brooks, de 33 años, una activista transgénero, actriz y modelo de Atlanta, dice que su cuerpo se arruinó con inyecciones de silicona, que estaban hechas de una sustancia cancerosa, y tuvo que quitárselas de inmediato, dejándola con un agujero en su cadera.

Shauna había estado recibiendo estas inyecciones desde que tenía 16 años, en un intento por tener un cuerpo más femenino mientras estaba transicionando.

No se notaron efectos secundarios adversos hasta una década más tarde, cuando comenzó a experimentar un dolor insoportable, decoloración de la piel y hoyuelos.

"Si no me lo hubieran quitado, habría terminado en una silla de ruedas o, peor aún, podría haber muerto", ha asegurado.

"Crecer siendo atacada regularmente por mi expresión de género. Me llevó a querer feminizar mi apariencia. Había una mujer trans conocida dentro de la comunidad LGBTQ por dar mejoras estéticas a las mujeres trans", explicó Shauna.

"En ese momento, solo tenía 16 años, así que era joven e ingenuo, pero otros habían confiado en ella para realizar modificaciones, por lo que me pareció una buena idea en ese momento. Pensé que obtener las mejoras haría que la gente me viera más como una mujer al tener una silueta femenina más realzada".

Shauna reveló que comenzó a notar efectos secundarios adversos una década después, cuando la mitad inferior de su cuerpo comenzó a causarle una serie de problemas, "Recientemente descubrí que no era silicona de grado médico y que en realidad era una sustancia cancerosa".

No podía levantarse de la cama, caminar, pararse o quedarse quieta por mucho tiempo. Los viajes en avión eran insoportables y comenzó a sentir hormigueo en las caderas.

Me enviaron a una resonancia magnética hace dos meses, y cuando llegaron los resultados, el médico me dijo que era canceroso y que tenía que sacármelo lo antes posible.

Shauna se ha quedado con la piel hundida, le han insertado drenajes para eliminar el líquido y tiene cicatrices horrendas que, según dice, ahora afectan su carrera como actriz y modelo.

Ella continuó: "La eliminación de la silicona ha sido dolorosamente agotadora y emocionalmente agotadora. Afortunadamente, su cirujano logró extirpar el 95 por ciento en este momento, pero ahora me quedé con un agujero en la cadera".

Shauna ha explicado el motivo por el que ha contado su historia: "Quiero asegurarme de que nadie más pase por esto al recibir inyectables en su cuerpo. No hay ninguna razón por la que se deba inyectar algo en el cuerpo humano que no esté aprobado médicamente".

Si el proceso de recuperación va bien espera poder hacerse transferencias de grasa para intentar reconstruir sus caderas para poder recuperar su figura.

VER MÁS: ¡Pierde 100 kilos y transforma su cuerpo!

Antena 3 » Noticias

Publicidad