Flooxer Now » Noticias

"NOS QUEREMOS DISTINTO"

Devermut se separa tras 7 años de relación: "No pensamos que lo nuestro pudiera acabarse"

Marta Cillán y Sara Giménez ponen fin a un romance que ha inspirado, desde el mundo influencer, a miles de personas del colectivo LGTBI.

Publicidad

Si el ocaso del romance que unía a Dulceida y a Alba Paul fue un impacto grande el pasado verano, 2022 nos deja otra baja importante entre las parejas instagramers. Devermut, compuesto por las mitades de Sara Giménez y Marta Cillán, ha puesto punto y final a su relación de manera oficial.

"Cuando nos enamoramos nunca pensamos que ese amor, tal vez, un día pueda acabarse", dice un comunicado conjunto en la cuenta que todavía administran juntas. "Si lo hiciéramos quizás no nos permitiríamos enamorarnos", continúa la bonita reflexión, con la que quieren despedirse de sus 750.000 seguidores tras siete años compartiendo vivencias, estudios y activismo.

La fecha queda reflejada en una foto donde el hasta ahora dúo demuestran su amor reciente, y otra de cuando comenzaban a salir. "El amor puede no terminar nunca", subrayan, "y nosotras no hemos dejado de querernos ni un solo día desde hace siete años. No nos queremos menos, ni peor, tan solo nos queremos distinto".

Aunque su formación es como odontóloga (Marta) y en economía y turismo (Sara), su trayectoria influencer les ha llevado a analizar desde su perfil asuntos como "por qué los hombres me explican las cosas", "qué está pasando en Ucrania" o "cuánto dura el amor", un post que ahora duele un poco más leer.

DeVermut tiene una sólida reputación por su "compromiso con las causas sociales", como se describen ellas, en una comunidad donde tratan "temas de interés actuales". No queda claro cómo afectará al enfoque de la marca que ambas han creado juntas, o incluso si llegará a desaparecer, pero si hay cambios en el tratamiento que daban a sus contenidos seguramente no se harán esperar.

Sea como sea, ellas parecen mantener su acuerdo profesional: "Gracias a ese amor, que para nosotras ha sido y sigue siendo único, podemos seguir hoy aquí juntas, acompañándonos, cuidándonos, y trabajando codo con codo por lo que ambas decidimos un día que merecía la pena".

Pese a una polémica bastante gorda el verano pasado por un supuesto caso de homofobia en una discoteca andaluza (que si "las echaron por bolleras" decían ellas, que si "no respetaban las normas" decía el establecimiento) los comentarios van en el aplauso unánime por su entereza y su trabajo de divulgación.

¿El futuro? Pues no se sabe, ni ellas ni nadie, pero sí parece que en su caso será un tema de elecciones: "Porque la vida tuvo que hacernos coincidir tres veces para que nos eligiéramos y, después de eso, nunca nos hemos dejado de elegir".

Publicidad