Flooxer Now » Noticias

@DIOSTUITERO

Las drogas en la Biblia: ¿Salen? ¿Cuáles? ¿Para qué las usaron?

Diostuitero escribe el artículo que enamoró a la DEA sobre las drogas en la Biblia.

Mosaico de la Abadía de Santa Maria Laach

Mosaico de la Abadía de Santa Maria Laach Pixabay

Publicidad

Las drogas y la religión siempre han estado unidas: y es que "ver a Dios" si se ha tomado algo es mucho más fácil que a pelo. Desde el chamán que ingiere setas alucinógenas hasta el vino de la misa, todas las religiones se han ayudado de sustancias para conectar mejor con la divinidad.

En la Biblia son varias las plantas "especiales" que se mencionan, pero hay que reconocer que nunca como una práctica generalizada y muchas veces de forma condenatoria, como algo negativo o propio de paganos.

Por ejemplo, en Jeremías 9:15 se dice :"Les alimentaré, incluso a esta gente, con ajenjo, y les daré agua de hiel para beber".

Una planta generadora de sustancias que sí se menciona de forma positiva es el enebro. En Reyes 19: 5, Elías duerme debajo de un árbol de enebro cuando es visitado por un ángel que lo alivia del hambre. El árbol, junto con el mirto, se planta como un símbolo eterno de devoción a Dios.

También tenemos el incienso, como no, uno de los tres regalos que me hicieron los Reyes Magos. Investigadores revelaron que el incienso contiene un compuesto llamado acetato de incensol que puede promover una experiencia de euforia durante el culto y contar con cualidades antidepresivas. Pero no es necesario ingerir incienso para experimentar estas cualidades, sólo la fragancia puede ser suficiente para inspirar un efecto psicotrópico leve.

Así mismo, hay quien dice que la mezcla de "vino y hiel" que rechacé en la cruz podría tratarse de un compuesto de vino y derivado de amapola, la planta de la cual se extrae el opio. En todo caso, ahí dije No a las Drogas y quedé como Dios.

El cannabis es quizás una de las plantas más discutibles que aparece en el Antiguo y Nuevo Testamento. El debate proviene de la traducción de una palabra aramea compuesta: kaneh-bosm. El kaneh-bosm aparece por primera vez en Éxodo 30:23 cuando el Señor instruye a Moisés sobre cómo hacer aceite de unción para un altar de incienso, un altar dedicado sólo al Señor. Por no hablar de que mi madre se llama María y va por ahí contando historias raras de palomas.

Además de todo esto en la Biblia aparecen zarzas ardiendo a las que la gente al acercarse confunden con Dios, profetas que ayunan y al ingerir "un libro" ( recordemos que los "libros" de la época no eran como los de hoy) empiezan a tener revelaciones, demonios que salen huyendo ante determinados aromas como en la historia de Tobías y muchos pasajes más bastante sospechosos. "Tomad y comed pero mirad bien el qué."

Publicidad